17/12/2017
Opinión

AHORA se despide de ustedes

AHORA SEMANAL - 14/10/2016 - Número 55
  • A
  • a
Madrid. 14 de octubre. Se hace saber que, acordada por la Junta General Extraordinaria la disolución de la sociedad “Papel Futuro 2014, S,L.” editora del periódico AHORA, con este número 55 de fecha 14 de octubre queda interrumpida la serie iniciada el 18 de septiembre de 2015.

Llegado así el momento de despedirnos de ustedes, sumándonos al vals de los adioses, los promotores, los miembros del Consejo de Administración, los componentes de la redacción y los de la gerencia agradecen la atención brindada por cuantos han escrito o dibujado en las páginas impresas o digitales, las han seguido como lectores, las han adquirido cada semana, han entrado en su web, se han dado de alta como suscriptores, las han elegido para sus campañas publicitarias o las han ofrecido al público viandante en quioscos y demás puntos de venta.

Emprendemos la retirada, que es la operación más difícil, más ingrata y menos reconocida tanto en el plano militar como en el político, el periodístico o el amoroso. Porque, consumido el combustible acopiado procedente de energías limpias, la editora estaba incursa en causa de disolución con su patrimonio neto por debajo de la mitad de su capital social. De modo que, sin ambiente para una operación acordeón que lo redujera y ampliara simultáneamente, la Junta Extraordinaria del 4 de octubre ha preferido ahorrarse un periodo agónico.

Antes de lanzarnos al intento sabíamos que era difícil, pero, en el momento de clausurarlo, estimamos que siguen vigentes las razones de ese emprendimiento. Parafraseando al director de Combat, hemos querido emplear la voz de la energía templada y no la del sectarismo odioso; la de la exigente objetividad y no la de la retórica altisonante; la de los injustamente tratados y no la de la mediocridad banal.

Seguimos pensando que el periodista puede ayudar a la comprensión de las noticias mediante observaciones que le den su alcance exacto, dado que su origen e intención distan de ser siempre evidentes. Consideramos que le incumbe el deber de la reflexión y de la escrupulosidad y, sobre todo, el de alertar el sentido crítico de su audiencia en vez de favorecer la inclinación hacia lo fácil.

Nos hemos prohibido mezclar la crítica con el insulto, hemos admitido que a nuestros oponentes les asistiera la razón y que sus razones, aunque fueran malas razones, pudieran ser desinteresadas. Sabemos que puede bastar el convencimiento de tener razón para que los partidos o los hombres cierren con violencia la boca de sus oponentes y la democracia deje de existir. Consideramos que la cobardía del adversario para nada disculpa que nos convirtamos en cobardes y que sus errores tampoco generan indulgencia para los nuestros.

Ni nostálgicos del papel ni profetas de su desaparición, con el formato de la prensa internacional de calidad, intentando ofrecer una visión ponderada, evitando que la actualidad tergiverse la realidad, sin abdicar de la oferta digital, en defensa del periodismo de pago que solo se vende a sus lectores, favorables a la apertura de un espacio de reflexión pausada, en contraste con el vértigo de fragmentos noticiosos envenenados de sectarismo, convencidos de que sin articulación del debate público las libertades se degradan.

El periodismo no es escuela de perfección y es un sin sentido comprar la duración con perversiones. Manifestamos nuestro agradecimiento a la Fundación del Diario Madrid y a la Asociación de Periodistas Europeos. Reiteramos que no valen excusas ni se reciben condolencias.

Y en cuanto a la etapa post mortem, que a continuación se abre, digamos que, si alguna vez el periódico AHORA llegara a ocupar la mesa de disección del instituto anatómico forense —que a nuestros efectos son las Facultades de Ciencias de la Información y las escuelas de negocios—, nos gustaría que le fuera reconocida la consideración de cadáver exquisito.