19/8/2019
Literatura infantil

Contar a los niños lo indecible

En su primer álbum ilustrado, Francesca Sanna intenta explicar al público infantil la crisis de los refugiados

AHORA / Zita Arenillas - 29/04/2016 - Número 31
  • A
  • a
Contar a los niños lo indecible
Ilustración del libro.
Según Eurostat, entre el último trimestre de 2014 y el último de 2015 más de un millón de inmigrantes pidió asilo por primera vez en Europa. Y según los datos de Missing Migrant Project, el año pasado murieron en el Mediterráneo 3.770 personas; en lo que va de 2016, más de 1.200. ¿Cómo explicar a un niño esta dramática crisis de los refugiados? Eso es lo que intenta hacer Francesca Sanna (Cerdeña, 1992) en El viaje, que ha publicado en España la editorial Impedimenta dentro de su nueva colección dedicada a la literatura infantil. En una entrevista, la autora afirmó que su intención era valerse de la ilustración para contar a los niños lo “indecible”.

Este álbum infantil, el primero de Sanna, recibió el año pasado la Medalla de Oro de la Sociedad de Ilustradores de Nueva York. Originalmente iba a ser un libro digital e interactivo titulado Soy migrante, fruto de su trabajo de fin de máster en la Escuela de Lucerna de Arte y Diseño. En sus visitas a centros de acogida de refugiados, la ilustradora fue recogiendo las piezas para este “collage”, como ella lo llama. Las historias que escuchó han sido esenciadas en la de una madre que emigra con sus dos hijos. Quien la cuenta es la voz de un niño. “—¿Adónde vamos?— le preguntamos a nuestra madre. —A un lugar seguro— nos respondió.”

La guerra en la que el padre muere, varios días viajando escondidos en coches y camiones, la frontera cerrada, la ayuda a cambio de dinero, la barca llena de gente que sobrevive a las tormentas, el tren... El viaje condensa todas las etapas del éxodo de los refugiados, todos con la esperanza de que, “como esos pájaros, logremos encontrar un nuevo hogar. Un lugar donde podamos vivir en paz y comenzar de nuevo nuestra propia historia”. Las ilustraciones, de estilo naíf pero detallistas, tienen un ligero gusto oriental (aparece incluso una mujer con hiyab) que sugieren claramente la zona de la que procede esta familia amputada. Sanna echa mano de los simbolismos para transmitir el miedo y el peligro: los guardianes de la frontera tienen dientes afilados y ojos rojos, del fondo del mar salen unos largos brazos que quieren agarrar la embarcación. La ilustradora sarda logra así lo que perseguía: “Despertar la empatía y la idea de que cada uno de nosotros podría ser el migrante o la migrante en la historia”.

El viaje
El viaje
Francesca Sanna
Traducción de Susana Rodríguez Álvarez. La Pequeña Impedimenta, Madrid, 2016,
26 págs.