21/7/2019
Internacional

El uso de los dioses y la amenaza de los débiles

Combatir el yihadismo requiere entender su economía y sus sistemas de captación

Juan de Oñate - 03/06/2016 - Número 36
  • A
  • a
Yihadismo, del terror a la guerra (Ed. APE, 2016), analiza desde distintas perspectivas la que se ha convertido en la mayor amenaza para la seguridad. Sus páginas indagan si el yihadismo, alentado por las precariedades y las exclusiones, trae causa de una interpretación teológica sesgada del Corán o si resulta de instrumentalizar las suras para convertirlas en ariete político. Son reflexiones compartidas en el seminario que celebró la Asociación de Periodistas Europeos a raíz de los atentados contra semanario satírico Charlie Hebdo en París.

Plantea además una cuestión capital: dirimir si el yihadismo debe combatirse a la manera de un fenómeno terrorista o si procedería una declaración de guerra como la lanzada por George Bush tras la masacre de los atentados de Al Qaeda el 11-S. Entonces el presidente estadounidense se inclinó por el primitivismo de la visceralidad determinando con su elección el marco legal para las siguientes acciones. El caso es que inocular a los ciudadanos la dosis adecuada de miedo genera efectos tóxicos que facilitan la merma de libertades y derechos en aras del bien superior de la seguridad. Ese es el camino de servidumbre que abandona el principio de Milan Kundera de “combatir la injusticia sin incurrir en ella”.

El libro parte de una reflexión de Salomé Zourabichvili, a la sazón subdirectora de Asuntos Estratégicos, Seguridad y Desarme del Quai d´Orsay, realizada en junio de 2001, cuando las torres gemelas seguían en pie y los estrategas afinaban el concepto de guerra limpia capaz de causar daños inaceptables al enemigo con la garantía de quedar a salvo de sufrir bajas propias. Dijo entonces Zourabichvili que después de tantos años amenazados por los fuertes deberíamos prestar atención a la amenaza planteada por los débiles, y dedujo que esta asimetría de la guerra limpia induciría como respuesta el terrorismo más sucio. Un pronóstico desgraciadamente confirmado después en Nueva York, Madrid, Londres, París o Bruselas, además de en numerosas ciudades árabes.

La opulencia y la miseria son malos vecinos y su incompatibilidad aumenta cuanto más se extreman, especialmente en una sociedad globalizada. A partir de ahí, una utilización de las tensiones resultantes de la desigualdad puede desencadenar los conflictos más violentos. Sucede que quienes nada tienen que perder son más dúctiles y maleables a la hora de imbuirles ideas grandilocuentes como la necesidad de establecer un califato sobre las tierras que alguna vez fueron musulmanas o convertir la sharía en la única fuente de derecho. Esta utilización del poder polemógeno de la religión para nada es exclusiva del islam, sino que es connatural a otros monoteísmos, como el cristianismo fundamentalista que de manera un tanto circense utiliza Donald Trump en su campaña para ser proclamado candidato del Partido Republicano a la presidencia de EE.UU., el judaísmo militante que ha contribuido a enquistar el conflicto de Oriente Medio e incluso el hinduísmo que tuvo una derivada violenta en el Bharatiya Janata Party.

Los debates resumidos en las páginas de este volumen esclarecen que el combate al terrorismo yihadista requiere entender dos de sus bases de apoyo: su economía y sus sistemas de captación. Respecto a la primera, parece que la crisis del petróleo y los efectos de los bombardeos están erosionando la financiación de Dáesh, aunque aún mantienen activo un complejo sistema de recaudación basado en el tráfico de drogas y de armas, las donaciones privadas de jeques millonarios, la extorsión y los saqueos. En relación al reclutamiento, el libro describe cómo el grupo terrorista ha conjugado el arcaísmo de sus argumentos y de sus métodos con un uso eficiente de la modernidad, ya que es a través de internet y de las redes sociales como difunden su propaganda, buena prueba de que, como en otros momentos de la historia, las nuevas tecnologías son de doble uso, susceptibles de ponerse al servicio de la conveniencia o de la barbarie.

Yihadismo, del terror a la guerra
Yihadismo, del terror a la guerra
VV. AA.
APE,
Madrid, 2016,
325 págs.