15/10/2019
Política

Ignacio Jurado: "Los viejos partidos toman aire y la nueva política se enfría"

El profesor de Políticas de la Universidad de York cree que el PSOE puede buscar un pacto casi imposible con Ciudadanos y Podemos

AHORA SEMANAL - 27/06/2016
  • A
  • a
Ignacio Jurado:
¿Cuáles son las principales conclusiones que extraes del resultado electoral?
Creo que la noche tiene cinco titulares: 1) A pesar de que hemos recibido los resultados con cierta sorpresa, en verdad estos demuestran que el voto en España está bastante estabilizado por el momento. 2) Por esto mismo, las elecciones no resuelven lo que los políticos no han sido capaces de solventar en sus negociaciones. 3) Los viejos partidos toman aire y la nueva política se enfría. 4) Errejón tenía razón y el abandono de la transversalidad de Podemos no es una estrategia ganadora, ni siquiera en la izquierda. 5) Aunque el PSOE salva los muebles, la situación es diabólica. Su dilema entre satisfacer a su electorado más moderado o al que quiere verlo de la mano de Podemos se presenta con más fuerza que antes.
 
¿Qué posibilidades ves de pacto de gobierno?
No descarto que Sánchez intente resucitar su idea de un gobierno de mestizaje con Ciudadanos al que intente sumar a Podemos. La diferencia con la pasada legislatura es que ahora no bastaría la abstención de Podemos, sino su voto positivo, porque el PP suma esta vez más que PSOE y Ciudadanos juntos. Esto convierte al gobierno de mestizaje de Sánchez en casi imposible y la única posibilidad real es un gobierno de PP y Ciudadanos que cuente con el apoyo o abstención en la investidura del PSOE (aunque este tratará de resistirse).
 
 
¿Crees que los acuerdos para la investidura y la formación de un nuevo ejecutivo se producirán rápido?
No. Apoyar al PP puede ser costoso para los distintos partidos, así que estos tienen incentivos a ser exigentes para apoyar (o abstenerse) en una investidura al PP. Es muy posible que la cabeza de Rajoy como requisito se ponga sobre la mesa y, como vimos en Cataluña, los acuerdos son mucho más difíciles cuando se incluyen en la negociación los nombres de los líderes. En segundo lugar, creo que no iremos a terceras elecciones, porque estas son mayoritariamente rechazadas por la ciudadanía. Pero sí que opino que la amenaza de unas terceras elecciones será un argumento utilizado por los partidos, sobre todo por el PSOE si finalmente ha de abstenerse en la investidura de un gobierno del PP. Para que este argumento sea creíble y sea aceptado por los votantes, la negociación y el bloqueo se ha de extender por un tiempo, de tal modo que la solución sea vista como un mal menor.