19/5/2019
Literatura

La balcanización de la familia

En Patria la memoria personal convive con la historia colectiva

Ana Llurba - 18/12/2015 - Número 14
  • A
  • a
A diferencia de otros conflictos bélicos, el drama político de los Balcanes, que impregnó todo el siglo XX de violencia étnica, sexual y religiosa, ha dado origen a un nuevo sustantivo: balcanización. Se utiliza con frecuencia para describir procesos de desintegración de diferentes identidades nacionales, étnicas y culturales. A lo largo del siglo XIX los conceptos de familia y cuerpo confluían en la idea de la nación como una identidad orgánica, impermeable a las arbitrarias barreras geográficas de los países. En el siglo XX hubo una reacción a la intención de los decadentes imperios colonialistas de mantener unidos los miembros heterogéneos de su creación.

La antigua Yugoslavia es la región europea que más ha sufrido a lo largo del siglo XX las consecuencias de cruentas experiencias bélicas y de los innumerables traslados de fronteras acaecidos en lo que fue parte de la república soviética y que ahora se ha convertido en seis países diferentes: Serbia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Kosovo y  Macedonia.

En este relato, la historia privada es indisociable de la desmembración de una sociedad

Patria, de Nina Bunjevac (Canadá, 1973), comienza en Canadá, en el presente, con la visita de una mujer asediada por tics paranoicos, la madre de la autora, como no alejarse de la puerta de su hija hasta no escuchar que ha echado el cerrojo (a medida que la historia avance, se descubre el motivo).

Bunjevac recurre a flashbacks para volver a su infancia y al momento en que su madre abandonó de manera intempestiva su país de adopción, Canadá, para volver con dos de sus tres hijos a Zemun, Yugoslavia, en 1975. La razón de esta huida es la trama que se va desarrollando con un sutil manejo de la elipsis, la intriga y los saltos temporales: el padre de Bunjevac, Peter, fue un fanático nacionalista serbio que participó en varios atentados contra las embajadas yugoslavas y los simpatizantes del Mariscal Tito en el exterior.

La historia familiar se vuelve indisociable de la historia de la desmembración de una sociedad. 

El padre de Bunjevac se convirtió en disidente del régimen comunista y fue acusado de espionaje 

Bunjevac se centra en la desesperación de la madre, en el control y la intimidación psicológica que su padre ejercía sobre ella y en seguir la huella de los orígenes de la conducta extremista en su padre, que se quedó huérfano durante la Segunda Guerra Mundial.

Como miembro de una minoría serbia en Croacia, el abuelo de la autora fue deportado y asesinado en un campo de concentración. Cuando el ejército soviético venció a los nazis y tomó el control del país, Peter se vio afectado por toda la violencia de la que fue testigo y reaccionó con conductas sádicas. Su familia lo envió interno a una escuela militar. Con el tiempo, Peter se convirtió en disidente del régimen comunista y fue acusado de espionaje. Pasó tres años en prisión y luego se exilió en Manitoba, Canadá, para iniciar una nueva vida. Desde allí comenzó una relación epistolar con la madre de la autora, con quien se casó poco después y tuvo tres hijos, entre ellos Nina. 

La historia vuelve atrás para explicar los tics paranoicos de la madre. Al igual que autores de la talla de Joe Sacco, Guy Delisle o Jason Lutes, Bunjevac administra los datos históricos con precisión para completar el rompecabezas familiar, basado en testimonios y memorias borrosas. Utiliza la técnica de ilustración realista monocroma en la que confluyen grabado y punteado. La evocación que sugieren tanto el relato como el tipo de dibujo no le resta contundencia a esta emocionante historia de  balcanización, la desmembración de una familia en un contexto sensible a los extremismos y la inestabilidad política. Resulta inevitable establecer comparaciones con Maus de Art Spielgelman, Persépolis de Marjane Satrapi o La propiedad de Rutu Modan. Como esas obras, Patria enlaza con particular eficacia narrativa y gráfica las relaciones entre la memoria personal y la historia colectiva.
Patria
Patria
Nina Bunjevac
Traducción de Marta Alcaraz,
Turner, Madrid, 2015,
160 págs.