28/5/2020
Opinión

La base por la altura

Pedro Sánchez fulmina el comité federal y se remite a las bases del PSOE: queda abierta la atrevida senda de los referenda de nunca acabar

  • A
  • a
Sabemos por la geometría elemental que para calcular la superficie de un rectángulo debe multiplicarse la base por la altura. El despliegue de los partidos políticos establecidos permite distinguir la base formada por la militancia y los cuadros dirigentes en sucesivos escalones numéricamente decrecientes hasta culminar de forma piramidal en la altura de la dirigencia máxima. La reunión del comité federal del PSOE del sábado ha constituido un interesante supuesto táctico en el que barones territoriales intentaban sujetar a Pedro, el secretario general, y bloquear cualquier veleidad pactista excesiva hacia Pablo, el líder podemita, maniobra replicada por Pedro subiendo a la militancia al escenario para darles la palabra y que se pronuncien mediante un referéndum.

Pedro percibió que querían ahogarle y se ha revuelto entregando el protagonismo de la decisión a las bases. ¿Dónde estaba el guapo capaz de negar esa avenida de la democracia directa? Si los barones están en contra de mí, daré poder a las bases para que la militancia, siempre más manipulable, pueda contrarrestar a los barones. Así llegó Pedro a la Secretaría General, por elección directa de los militantes que luego el Congreso solo pudo ratificar. Así quedará también invalidado el comité federal, que en modo alguno podría desautorizar a las bases consultadas. Pedro piensa ponerse a salvo de las asechanzas desencadenadas desde el mismo día de su elección, pero el precio que paga es el de iniciar la senda de un partido asambleario y de los referenda de nunca acabar.

En todo caso, al otro lado del puente le espera Pablo, que quiere todas las negociaciones ofrecidas por streaming. Así, estaríamos, una vez más, ante una realidad intervenida y por tanto bloqueada. Porque ningún hecho permanece igual a sí mismo después de haber sido difundido como noticia y ninguna negociación puede prosperar retransmitida en directo. La transparencia plena absoluta, la del panóptico de Jeremy Bentham, es invivible y totalitaria. En el semanario El Siglo cuenta un buen amigo periodista la respuesta del doctor Leoz a quien le demandaba alguna receta que le permitiera ser como antes con las chicas. Para lo que usted se propone, indicó el doctor, lo que hace falta es mucho tiempo y poca luz. Sin momentos de penumbra, acuerdos imposibles.