3/12/2020
Series

Las chicas solo quieren divertirse

El triunfo de Amy Schumer en los Emmy demuestra que las chicas que se ríen y hacen reír han llegado a la televisión para quedarse

Laura Andina - 25/09/2015 - Número 2
  • A
  • a
Las chicas solo quieren divertirse
Amy Schumer, protagonista y creadora de Inside Amy Schumer.Tony Cenicola / NYT / Contacto
Hasta hace muy poco, la palabra comedia en Estados Unidos se asociaba a nombres como Seinfeld, Will Ferrell o Woody Allen. Pocos mencionarían a Phyllis Diller o Joan Rivers. En el mundo del humor, como en tantos otros ámbitos, las mujeres eran pocas y apenas reconocidas. Esa época, lamentablemente aún vigente en España (basta con ver la falta de programas protagonizados por chicas), ha sido superada en Estados Unidos. Una nueva generación de guionistas, actrices y productores de televisión apuesta por crear una comedia que escapa de todos los tópicos de género y está probando, a base de éxitos, que hacer reír no es una capacidad exclusiva de los hombres.

1. El sexo de los ángeles

En la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de 2015 de la revista Time había una participante
inesperada. Entre Barack Obama, Vladimir Putin, Angela Merkel, Hillary Clinton y Benjamin Netanyahu estaba una casi desconocida para el público español: Amy Schumer (Nueva York, 1981). Es mitad judía, mitad protestante. La revista Rolling Stone la considera la nueva reina de la comedia y en 2015 ha estrenado su primera película, la comedia romántica Y de repente tú, basada en algunas experiencias (bastante traumáticas) de su vida. De acuerdo con Variety, el 28% de las personas que abarrotaron los cines para ver el filme se decidieron al ver el nombre de Amy Schumer en el cartel de la película. Para coronar un año de éxitos, acaba de ganar un premio Emmy y ha tenido el privilegio de ser la primera comediante en abrir algunos de los conciertos de Madonna en su gira “Rebel Tour”.

La carrera de Schumer comenzó a despegar hace cinco años, en el circuito de monologuistas estadounidenses. En 2013 el canal Comedy Central le dio la oportunidad de tener su propio espacio en televisión y así nació el programa que le haría famosa: Inside Amy Schumer, que en 2016 estrenará su cuarta temporada. El secreto de su éxito es una vertiginosa mezcla de sketches, entrevistas en la calle a “expertos” (desde policías hasta strippers) y fragmentos de sus monólogos que sirven de hilo conductor.

Schumer obtuvo uno de los galardones más prestigiosos de Estados Unidos: un Peabody, que premia la excelencia en radio y televisión. Las razones de ese triunfo son una explicación de su trabajo: “Inside Amy Schumer se merece este premio por su humor reflexivo e inteligente y su admirable dedicación a cambiar las expectativas de género vinculadas al comportamiento de las mujeres”.

Schumer usa situaciones de su vida para hacer reflexionar al público sobre temas de lo más variopinto

El hallazgo de Schumer es que permite ver el mundo desde la perspectiva de una mujer que no tiene miedo a reírse de sí misma y de la sociedad en la que le ha tocado nacer. Es una visión nueva porque está escrita por una mujer, no es una actriz repitiendo lo que un guionista cree que dice una mujer. Schumer usa situaciones de su propia vida con las que es fácil identificarse para hacer reflexionar al público sobre temas de lo más variopinto: ¿Cómo habrá sido la audición para “Two Girls One Cup”, uno de los vídeos virales más conocidos? ¿Cómo sería el porno si se rodase realmente como lo ve una mujer? ¿Cómo sería un bar que en vez de ser “Hooters” (chicas de pechos grandes y camisetas ajustadas) fuera “Nutters” (su equivalente masculino) y consistiese en ver a camareros en mallas ajustadas?

Inside Amy Schumer es un programa valiente que, con mucha sencillez, va a contracorriente de los mensajes que han recibido las mujeres desde hace décadas en los medios de comunicación. Su punto de partida es que ser joven y sexy para siempre, la vida familiar o las noches de chicas no son tan emocionantes como se han vendido.

En uno de los monólogos de la última temporada afirma: “El sexo se explica mal en la televisión. Solemos ver que los hombres quieren tener sexo todo el tiempo mientras las mujeres lo detestan. En cada serie, en cada película, el hombre llega a casa y dice: ‘¿Qué te parece si esta noche...?’ Y ella siempre le mira con desdén mientras sigue con la colada. No conozco a ninguna mujer como esa. Ni ninguna que esté siempre tendiendo la colada cuando el hombre llega a casa”.

2. Solas en la madrugada

El punto de partida de la trama de Broad City no es nuevo: dos chicas de 20 años que viven en Nueva York. La novedad es que en vez de beber cosmopolitans y hablar de zapatos, Abbi e Ilana, las dos protagonistas, hablan de cómo pagar el alquiler, sobrevivir con compañeros de piso que no son geniales y adorables como los de Friends y, a pesar de todo, ser amigas.

Las protagonistas y creadoras de Broad City, Abbi Jacobson e Ilana Glazer, se conocieron haciendo cursos de improvisación, comedia e interpretación en el Upright Citizens Bigade de Nueva York. En 2010 comenzaron su propia serie en YouTube, que contaba entre sus admiradores con Amy Poehler (actriz de Saturday Night Live y protagonista de Parks and Recreation) y que rápidamente consiguió llegar a la televisión. La serie se estrenó en 2014 en Comedy Central y fue un éxito inmediato. En 2016 estrenará su tercera temporada. Según The Guardian, es “la mejor comedia norteamericana desde Louie”; aunque ni en temática ni en estilo tenga tanto que ver con la serie protagonizada por Louis C.K. Ambas salen de la representación ideal y perfecta que planteaban las comedias de los 80 y los 90 y enseñan un universo de personas con taras que intentan salir adelante como pueden.

Las chicas de Broad City son diferentes, son millennials pero no tienen la vida diletante de las veinteañeras de Girls, la serie de Lena Dunham. Abbi trabaja como limpiadora en un gimnasio y su sueño es ser monitora. Ilana trabaja en una empresa de descuentos online y duerme largas siestas en el baño de la oficina. Es la muerte del sueño americano: no hay carreras ni parejas estables. Lo que sí existe y las mantiene juntas es su amistad.

La pareja de amigos es una fórmula muy usada en la televisión: Chandler y Joey en Friends o Ted y Marshall en Cómo conocí a vuestra madre son buenos ejemplos de esa complicidad, confianza y química total entre pares. La diferencia es que en Broad City las amigas son dos chicas. Desde Laverne & Shirley (emitida de 1973 a 1983) no se había vuelto a ver una pareja de mujeres protagonistas de un éxito en televisión. Este esquema está muy poco explorado (otro ejemplo reciente es Dol & Em, en la que las protagonistas son también las creadoras), quizás porque está muy arraigada la idea de que es imposible la colaboración entre mujeres sin que haya un hombre de por medio. Desde Río Bravo a Arma letal, pasando por Primos lejanos, las parejas que funcionan tienden a estar formadas por hombres.

Desde Río Bravo a Arma letal las parejas que funcionan en la ficción tienden a estar formadas por hombres

Otra de las virtudes de Broad City es que es que la trama es absolutamente impredecible. Los episodios comienzan con situaciones extremadamente mundanas, por ejemplo, con Abbi e Ilana yendo a cobrar un cheque. Esta excusa sirve para hacer un homenaje a un videoclip de Missy Elliott en el banco. Otro ejmplo: quieren ir a recoger un paquete y terminan protagonizando una aventura en una isla que podría haber rodado Kubrick.

Además de atreverse a jugar y crear sin límites en televisión, las chicas de Broad City han sido las pioneras de un movimiento de comedias femeninas en YouTube. Webseries como The Actress, Be Here Nowish y Chloe and Zoe intentan seguir la estela de Abbi e Ilana y abrirse paso en internet y llegar a la televisión sin depender de productores ni cadenas.

3. La vuelta de Tina Fey

Después del final de 30 Rock, Tina Fey, guionista y protagonista, decidió volver a la televisión con un concepto diferente. Se quedaría detrás de las cámaras y Ellie Kemper, la actriz que brilló como Erin Hannon en The Office, sería la protagonista y tendría todo el peso en la nueva serie: Unbreakable Kimmy Schmidt.

La historia suena a cualquier cosa menos a comedia: en la adolescencia un pastor convenció a
Kimmy y a otras cuatro “esposas” de que la única alternativa que quedaba frente a la inminencia de un ataque nuclear era refugiarse en un búnker. Le hace creer que fuera ha habido una explosión y que el mundo tal y como lo conocían ha acabado.

Kimmy Schmidt pasa atrapada debajo de la tierra 15 años creyendo que fuera reinaba el apocalipsis, antes de ser rescatada por la policía. Descubre pronto que el mundo exterior no era lo que pensaba y, harta de que en la prensa local la llamen “la mujer topo”, decide comenzar de nuevo en Nueva York. 
Kimmy vive en un constante “primer día de todo”: es una mujer de una zona semirrural de Estados Unidos apabullada por los cambios de todos estos años. Los móviles, el sexting y las redes sociales; internet, los ordenadores y el crossfit. Todo le resulta tan abrumador como fascinante. La serie, absolutamente surrealista, fue rechazada por la NBC y terminó triunfando en Netflix, la plataforma de vídeo por streaming que ha lanzado otras series indispensables como Orange is the New Black o House of Cards.

Kimmy tiene que aprender de nuevo a vivir y en ese aprendizaje verá que ese mundo honesto, genuino y limpio de su pequeño pueblo no existe en Nueva York. Tina Fey usa esa idea para romper con muchas décadas de humor negro y cínico en televisión y plante una heroína absolutamente optimista, limpia e ingenua. De su inquebrantable visión positiva de todo nace la comedia. Y frases entrañables como “sonríe todo el tiempo, yo lo llamo kimmying” llenan la serie de una candidez encantadora. Kimmy carga con un pasado lleno de traumas y, sin embargo, sigue adelante con una sonrisa. 

Pero no solo brilla la protagonista. Unbreakable Kimmy Schmidt cuenta con un fabuloso reparto de secundarios como el gran cantante Tituss Burgess y la fantástica Jane Krakowski, conocida ya por su papel en 30 Rock. Ambos intérpretes estuvieron nominados en la última entrega de los premios Emmy como mejores actores de reparto de comedia. Aunque no ganaron, la serie obtuvo siete nominaciones para los Emmy.  

Las reinas del horario de máxima audiencia son ahora mujeres y para la nueva temporada se anticipan más estrenos protagonizados por chicas, sobre todo por la extraordinaria acogida que tienen estas series por todos los públicos. Se creía que las comedias con mujeres como protagonistas eran atractivas solamente para público femenino. Según el New York Post, el 60% de la audiencia de Broad City es masculina y de Inside Amy Schumer, el 63%. Gracias a este caleidoscopio de mujeres optimistas, amigas e irónicas, ausentes durante años de las pantallas, se empiezan a reflejar todos los matices de las mujeres que, por primera vez, son capaces de reír y hacer reír en televisión.