22/8/2019
Política

Leyes exprés, sin debate ni enmiendas

Las Cortes han aprobado 47 leyes ordinarias y 12 leyes orgánicas en 2015, la mitad de ellas desde julio

Iñigo Corral - 09/10/2015 - Número 4
  • A
  • a
Leyes exprés, sin debate ni enmiendas
El ministro del Interior interviene en el pleno del Congreso. Paco Campos / EFE
De manera anómala, sin debate y sin aceptar enmiendas. Así es como definen todos los portavoces de la oposición la forma en que el Gobierno ha aprovechado su mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado para aprobar en los últimos meses de legislatura docenas de leyes, algunas de gran trascendencia como la reforma del Tribunal Constitucional o las leyes de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas y la de Régimen Jurídico del Sector Público, entre otras. Muchas de esas reformas legislativas se han ratificado este mismo verano, aprovechando la habilitación acordada para la tramitación de los presupuestos generales del Estado, cuya aprobación antes del fin de la legislatura es otra de las obsesiones gubernamentales. De hecho, Mariano Rajoy ha apurado la legislatura para poder sacar los presupuestos y las reformas legislativas.
 
“La única razón —explica un diputado del PSOE— es dejar condicionada la legislación para la próxima legislatura.” Precisa que algunas de esas reformas, las de las leyes de la Administración, por ejemplo, están inspiradas por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que en 2012 creó una comisión “de abogados del Estado” para estudiar esas reformas.
En lo que va de año las Cortes han aprobado 47 leyes ordinarias y 12 orgánicas, más de una decena de ellas aún sin publicar en el BOE.  En todo 2014 se aprobaron menos leyes (35) que en los dos primeros tercios del año 2015. Un dato más: el Senado ha tramitado sin modificar más de la mitad de esas 47 leyes ordinarias y un tercio de las 12 orgánicas, es decir, sin que el PP presente ninguna enmienda y sin admitir ni una sola de la oposición, lo que hubiera obligado a enviar de nuevo los proyectos al Congreso para su aprobación definitiva. 18 de las 23 leyes ordinarias que salieron directas del Senado al BOE fueron aprobadas desde el 1 de julio, comienzo del periodo inhábil de sesiones, y solo cinco lo fueron en el primer semestre.

Las Cortes han aprobado 47 leyes ordinarias y 12 leyes orgánicas en 2015, la mitad desde julio

 
Si el Congreso trabajó en julio y agosto para ver los presupuestos generales, el Senado volvió a su actividad el 31 de agosto para aprobar 9 proyectos de ley, cuatro de ellos sin introducir enmiendas, una forma de agilizar la tramitación y evitar que tuvieran que volver al Congreso. Mientras, los diputados tuvieron esa semana para estudiar las 4.325 enmiendas presentadas a los presupuestos generales del Estado. A la semana siguiente la Cámara Alta dio luz verde a otras 7 leyes sin introducir ninguna enmienda. Entre ellas, la nueva ley del aborto y la de reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC) —que introducía el recurso previo de inconstitucionalidad para la reforma de los estatutos de autonomía— y los proyectos de ley de seguridad ferroviaria y de carreteras.
 
Aún queda pendiente la otra reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, la que le da competencias para sancionar a los cargos públicos que incumplan sus sentencias, que verá la luz antes de que finalice la legislatura. También se aprobará antes de la convocatoria electoral la ley orgánica que adapta las convenciones internacionales sobre el régimen jurídico de las representaciones extranjeras en territorio nacional. Mientras, en el Congreso el PP aprobaba en la última semana de septiembre y de forma definitiva otros 9 proyectos de ley de una tacada. 
Otra estrategia inusual que ha utilizado el PP  para sacar adelante algunos textos legales de una forma rápida ha sido a través de la competencia legislativa delegada, una fórmula que solo ha empleado en los tres últimos meses de legislatura. Consiste en que, una vez oída la junta de portavoces, un grupo parlamentario o un mínimo de 25 senadores pueden proponer que su proyecto o proposición de ley sea aprobado por la comisión encargada de estudiarlo sin requerirse la deliberación del pleno.En julio y agosto el Senado utilizó esta   fórmula hasta en 13 ocasiones para aprobar leyes muy dispares.