6/12/2019
Política

Máriam M. Bascuñán: "Con 52 escaños de diferencia, uno está en condiciones de exigir poco"

La profesora de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid cree que la sangría de votos de Ciudadanos puede suponer la pérdida de la oportunidad de tener un centro liberal

AHORA SEMANAL - 27/06/2016
  • A
  • a
Máriam M. Bascuñán:

¿Cuáles son las tres principales conclusiones que extraes del resultado electoral?

Bueno, la noche electoral nos dio varias sorpresas. En primer lugar, en contra de todo pronóstico demoscópico no hubo sorpasso. Esto se iba vaticinando casi desde el 30% de voto escrutado; ahí comenzó a verse claramente una tendencia muy estable. Había cierta cautela a pronunciarse porque siempre el recuento en votos rurales es más rápido, y es el que favorece a los partidos del bipartidismo, pero era muy significativo el poco baile de escaños que íbamos viendo a lo largo de todo el recuento. Y sin embargo, no acabábamos de creerlo porque habíamos interiorizado demasiado los pronósticos de encuesta. Fue claramente la sorpresa de la noche.

En segundo lugar, algo de lo que no se está hablando prácticamente. Esa sangría de votos en Ciudadanos puede suponer para este país la oportunidad de haber perdido un centro liberal moderado. En algún momento del tiempo institucional que salió de las elecciones del 20 de diciembre se pensó que C´s podría llegar a fagocitar a esa derecha más conservadora y reaccionaria que representa el PP a favor de otra más moderada, joven, y limpia de corrupción que representaba Ciudadanos. Vamos a ver si a lo largo de esta legislatura ese voto que ha ido a parar a C's se logra consolidar, o por el contrario, el partido de Albert Rivera queda como flor de un día. Algo similar le puede suceder a Podemos, pero eso es otra historia porque a pesar del batacazo, Podemos ha obtenido un buen resultado. Aunque es cierto que También ellos deben hacer un ejercicio de reflexión y ver qué estrategia van a desplegar a partir de ahora. Quizás IU tenga más problemas que el propio Podemos de cara a enfrentar la nueva situación.

La tercera conclusión es la subida de votos del PP. Habrá que estudiar con los datos en la mano de donde proceden esos votos. Hay que tener en cuenta que unas elecciones marcadas por una amplia abstención, el PP no sólo no ha bajado en votos, sino que los ha incrementado. En una semana señalada además por el escándalo de corrupción del Ministro del Interior. Es obvio que no ha habido una rendición de cuentas del PP por su corrupción y su gestión a lo largo de esos cuatro años, y que lo ha pesado en las preferencias de los votantes ha sido el tiempo de negociaciones más que el tiempo de gobierno del Partido Popular. También habrá que estudiar, con datos en la mano, si ha habido efecto Brexit en esta sorprendente subida. En absoluto hay que descartar esa posibilidad.

¿Qué posibilidades ves de pacto de gobierno?

Sin duda habrá gobierno, y será muy probablemente del Partido Popular. Con una diferencia de 52 escaños de la segunda fuerza respecto de la primera, uno está en condiciones de exigir pocas cosas. Difícilmente puede pedirse ahora la cabeza de Rajoy, ni por parte del PSOE, ni mucho menos por Ciudadanos (aunque sería lo deseable desde el punto de vista de la rendición de cuentas y regeneración política que debería llevar a cabo el Partido Popular).

De lo que no cabe duda es de que este país no está en condiciones de afrontar unas nuevas elecciones, y que por tanto, las fuerzas políticas favorecerán en la medida de lo posible y midiendo muy bien sus costes, cómo facilitan esa investidura. A partir de aquí se pueden plantear varias combinaciones; por ejemplo un gobierno de coalición con Ciudadanos facilitado con la abstención del PSOE.

Lo que se vislumbra más difícil es que el PSOE entre en una gran coalición con el Partido Popular, o que vote a favor de una investidura de Rajoy. Eso es muy distinto de favorecer la formación de un gobierno, que es además lo que quiere la mayoría del electorado para no ir a otros comicios.

¿Crees que los acuerdos para la investidura y la formación de un nuevo ejecutivo se producirán rápido?

Probablemente antes de que se constituya el Congreso ya habrá algo negociado, aunque desde la posición del Partido Socialista se entendería que ese proceso no fuera cosa de hoy para mañana. Para el Partido Socialista sigue siendo una situación muy delicada y tiene que medir bien sus costes.

En cualquier caso, hemos entrado en una dinámica de multipartidismo y ahora, en tiempo institucional no es el momento de la competición electoral, sino de la competición porque las propuestas políticas de cada fuerza salga adelante. Esto, con la nueva aritmética parlamentaria será más complejo, pero al mismo tiempo, más inclusivo y transversal. Ahora es momento de luchar por incluir temas en la agenda política, por sacar adelante iniciativas y reformas políticas y debatir sobre todo ello. La lógica del tiempo institucional es distinta de la lógica del tiempo electoral. Si todo esto se explica bien y se hace pedagogía política, favorecer la formación de un gobierno para evitar el desgaste de unas nuevas elecciones no tiene por qué suponer un gran coste político, si luego se hace una buena oposición, claro.