17/9/2019
Pero ¿qué broma es esta?

Más miedo que vergüenza

  • A
  • a
Decir de alguien que tiene más miedo que vergüenza se entiende como una descalificación de plano. En la confrontación de estas dos magnitudes —el miedo y la vergüenza— parecería más indigna la situación de que el miedo sobrepasara a la vergüenza que la contraria. Cuando el miedo es mayor que la vergüenza sucede que el primero se hace visible. Quien tiene más miedo que vergüenza ni siquiera por vergüenza es capaz de contener la manifestación visible de su miedo. Y el miedo, cuando alguien lo deja a la vista, es degradante. La cobardía segrega miedo y el miedo incrementa la vulnerabilidad de los individuos e individuas.

Por esta misma senda averiguamos que, en ocasiones, lo que dejaría de hacerse por falta de convicción se acaba emprendiendo por mera vergüenza, esa que a veces calificamos de vergüenza torera. Sucede cuando es llegado el momento de tragarse el miedo, cuando cada uno o cada una se encuentra ante su público, ese ante el que se siente emplazado a explicarse. Así que para evitar el estado de vergüenza las gentes acaban superando el miedo y adoptando incluso actitudes que rayan con el extremo opuesto de la temeridad.

En algún punto intermedio entre la cobardía y la temeridad se encuentra la valentía. La condición de los valientes es muy apreciada, aunque puede resultar con frecuencia tan contraindicada como contraproducente. A la valentía rinde culto Cavafis en su poema “Termópilas”, donde honra a quienes no se apartan del deber, sin odiar a los que mienten, aunque prevean que los persas acabarán pasando. Enseguida  hay que distinguir el valor frío, el de las cabezas valientes de que hablaba Juan Marichal, emparentado con la lucidez y ajeno a la ofuscación, del que surge de la mera inconsciencia, más o menos embrutecida. En la cartilla militar la anotación primera dice “Valor: se le supone”, hasta que a quien haya intervenido en el combate si lo hubiera se le reconozca como “Valor: probado”.

De los cuatro muleros que van al río del 19 de julio veremos quién es el de la mula torda. Atentos.