20/6/2019

Pensaba que era inmortal

AHORA/Noelia Sastre - 11/01/2016
  • A
  • a
Pensaba que era inmortal
Bowie en un concierto en el Color Line Arena de Hamburgo, en octubre de 2003. Maurizio Gambarini / EFE



De vez en cuando me dejaba caer por su portal en la calle Lafayette, pero el portero siempre me enviaba unos números más abajo. “El señor David Bowie no vive aquí. Prueba en el siguiente edificio”, mentía sonriendo, resignado ante una fan más que preguntaba por el mito. Yo sabía que esa era su casa. Me lo había contado un amigo que nunca miente. Lo conoció en una fiesta allí mismo. Se lo presentaron y se quedó paralizado. “Wow, Bowie”, decía siempre que recordaba la anécdota. “Tuve que ir al baño a frotarme los ojos”. Nunca lo entrevisté. Lo más cerca que estuve de él en mis años neoyorquinos fue en el concierto del Madison Square Garden en 2003. Primera y única vez que lo vi. Dos horas de un directo impecable, lo que se espera de una leyenda, hit tras hit: Rebel, Rebel, New Killer Star, Reality, China Girl, Life on Mars?, Ashes to Ashes, Changes, Heroes. En otra ocasión hablé con Iman. Encantadora esa señora somalí casada con Bowie desde 1992 que respondía cuando le preguntaban por su marido: “David está muy bien, trabajando, tranquilo”. Por entonces había tenido un infarto y sus fans andábamos preocupados. Desde entonces siempre se ha dicho que estaba enfermo, pero poco se sabía de su salud. Solo trascendía que le encantaba Manhattan porque podía caminar sin que nadie lo reconociera por la calle más artística de Nueva York, Bowery, donde han trabajado desde Lichtenstein a Jarmusch. Bowie ya no daba entrevistas. Para qué. Ya había contado todo lo que le apetecía. Se había hecho un personaje desde jovencito. Jugó como nadie con la ambigüedad. Fue glam y pop. El más cool. Pura estética en la música y en la vida. Space Oddity, Hunky Dory, The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders of Mars, Heroes, Let's Dance. Vivo rodeada de enciclopedias musicales andantes que me hacen sentir ignorante cuando repiten fechas, producciones, géneros, versiones. Se lo saben todo. Pero los acordes de Bowie son míos. Escucho “Ground Control to Major Tom / Take your protein pills and put your helmet on” y vuelve la emoción. Cada vez.
"La amistad con David era la luz de mi vida", ha dicho hoy Iggy Pop.
David Robert Jones ha muerto a los 69 años.
Yo pensaba que era inmortal. 
Otros Posts