20/10/2021
Opinión

Recalde lo sabía

Conocía el riesgo, sabía que estaba entre los objetivos de ETA por ser un modelo de ciudadano ejemplar

  • A
  • a
Recalde lo sabía
EFE
Era agosto de 2000 y José Ramón Recalde, acompañado de María Teresa Castells, su esposa, pasaba unos días invitado, como todos los años, en “La Rectoral”, la casa de Natalia Rodríguez Salmones y Javier Pradera en Gandarilla (Cantabria), rodeado de amigos. En esas semanas se había recrudecido la frecuencia de los atentados terroristas por cuenta de la banda etarra.  Todo eran negros presagios, pero sin atender a quienes en la tertulia les aconsejaban dejar pasar algunos meses, entendían que San Sebastián les esperaba y allí fueron. Recalde conocía el riesgo. No era inconsciente ni temerario. Pensaba que en Donostia estaba su deber, una vez  recuperada la condición de mero ciudadano participante.

En su novela Rabos de lagartija (Areté, 2000) Juan Marsé se refiere a ciertos héroes como “casualidades sangrientas”. Pero nada hubo de fortuito en el disparo que recibió a bocajarro José Ramón al salir del coche cuando llegaba a su casa de Igueldo aquel 14 de septiembre. Al oír la detonación María Teresa le preguntó qué ruido era ese y José Ramón sin alterarse respondió: “Me han pegado un tiro, pero estoy bien”. Luego, tuvo que buscar el teléfono del servicio de ambulancias para que se pasaran a recogerle camino del quirófano.

Recalde estaba comprometido en la resistencia, sin bascular jamás hacia el fanatismo de respuesta

Recalde lo sabía. Sabía que figuraba entre los objetivos de ETA por ser un pésimo ejemplo de ciudadano comprometido con la resistencia, sin bascular jamás hacia el fanatismo de respuesta. Habían regresado porque consideraban que ese era su sitio. No querían apuntarse al desistimiento, ni a la práctica del alarde. Por eso, seguía María Teresa con la librería Lagun, tantas veces sometida a la prueba del fuego, porque los libros son combustibles.

Tampoco después de ser mutilado José Ramón exhibió título ni pasó factura alguna. Le estaban asistiendo en la clínica para salvarle la vida y sus amigos, conmovidos, se manifestaban por la calle San Martín contra los terroristas cuando se encontraron frente a los afines a la banda, que avanzaban en sentido contrario. Allí estalló el grito de: “¡Sin pistolas, no sois nada!” y la Ertzaintza hizo de fuerza de interposición. Que la memoria de José Ramón Recalde nos acompañe siempre.