Pero ¿qué broma es esta?

Un proyecto sugestivo

  • A
  • a
Según uno de esos ortegajos que han marcado a algunas generaciones, España es un proyecto sugestivo de vida en común, mientras que para Primo de Rivera se trata de una unidad de destino en lo universal. Tanto el proyecto sugestivo de Ortega como la unidad de destino de José Antonio son atacables por los ácidos y han sufrido por efecto de su exposición durante decenios a los agentes de la intemperie.

Téngase en cuenta que además de la susceptibilidad de los citados conceptos a la acción de causas naturales, la mano del hombre se ha aplicado con denuedo en la tarea de destrucción de esas referencias que nos fueron inculcadas. 

Además, expresiones como la vida en común o la unidad de destino remiten al entorno en que cada uno comparte la vida presente y el futuro cívico, más allá del primer círculo de intimidad. Por eso conviene examinar qué nos queda para compartir en el ámbito político después del arrasamiento que han supuesto los cuatro años de Gobierno en plenitud y el otro continuado en modo en funciones bajo la égida de Rajoy.

Llegados a este punto deben establecerse dos circunferencias concéntricas. La primera fijaría el perímetro de los afines, a los que se ofrece el jardín de las delicias sin cuento, bajo una indefinición temporal que tiende al nirvana y a la impunidad. La segunda opera como lugar donde quedan los arrojados a las tinieblas exteriores con llanto y crujir de dientes. Momento de recordar con Cristina Stuyck que hay gente tan pobre que solo tiene dinero y que la dignidad, según Luis de Guindos, es un concepto jurídico indeterminado de naturaleza evanescente. Ciudadanos tendrá que hacérselo mirar.   

La cuestión es cómo movilizar las energías ciudadanas en aras del interés general después del destrozo institucional en el que nos está dejando el Gobierno en plenitud y en funciones de Rajoy, quien proclama el hermanamiento del pulpo gallego y el pepino almeriense en plena campaña pro-Feijóo. Mientras, los periodistas interesados por el caso Rita Barberá claman en el desierto sin respuestas. Enseguida resolverá el caso la vicepresidenta para todo. Vale.