17/11/2018
En cinco palabras

5 palabras sobre Prince

Igor López - 29/04/2016 - Número 31
  • A
  • a
5 palabras sobre Prince
Prince en el estadio Roland Garros (París), en junio de 2014. PATRICK KOVARIK / AFP / Getty
Influencia
“Prince fue un artista revolucionario, un fantástico músico y compositor. Un escritor de canciones original y un guitarrista sobrecogedor. Su talento no conocía límites. Ha sido uno de los artistas más especiales y excitantes de los últimos 30 años.” Lo dice Mick Jagger. No solo es que los años 80 fueran suyos, aunque comercialmente pertenecieran a Madonna o Michael Jackson. Es que la música de hoy, sobre todo el R&B y sonidos afines, no sería igual sin su, ejem, alargada sombra. Y si no, que se lo pregunten a Beyoncé, Kanye West, Justin Timberlake, Pharrell Williams o Jay Z. 

Discográficas 
El principal caballo de batalla de Prince Rogers Nelson (Minnesota, 1958 - 2016). Warner Bros., su primer sello, convencido de su genialidad, le dio absoluto control creativo desde su primer LP. Pero él quería más. Reconocimiento y dinero, claro. La contienda contra la discográfica se saldó con una jugada que podría ser calificada de autosabotaje. Fundó su propia compañía, NPG Records, pero sin la distribución global de una multinacional gran parte de sus discos posteriores a 1994 pasaron desapercibidos para el público. Regalar copias de Musicology (2004) con las entradas de sus conciertos o de Planet Earth (2007) con el diario británico Mail on Sunday tampoco parecen movimientos muy inteligentes, ni a nivel económico ni de popularidad.

Internet
Otro de sus villanos favoritos. “Internet está completamente acabado”, proclamó en 2010. Cinco años después aseguró que no, que no estaba muerto, que lo pasaba en grande con los beneficios escatimados a los músicos por las escuchas a través de la red, ya sean en YouTube o en Spotify (donde solo hay una canción suya). Las maniobras para que ninguno de sus temas estuviera online no hicieron más que alejarlo de sus fans, incapaces de encontrar un vídeo potable que colgar en redes sociales el día de su muerte. 

Directo
El autor de Purple Rain (1984) era una bestia del escenario, un showman magnético y carnal. Pero, una vez más, no era el mejor relaciones públicas de sí mismo. En su último concierto en Berlín, en el Waldbühne (2010), no llenó ni la mitad del aforo del anfiteatro. Ni una página de publicidad en prensa, ni una entrevista promocional, y una cartelería de calle, rácana en cantidad y en diseño puede que tuvieran algo de culpa en el pinchazo. Pero daba lo mismo. Tras un memorable ‘show’ de casi tres horas y tres bises, el público alemán, que no suele ser el más entusiasta, se pasó 15 minutos coreando su nombre y pidiendo una última canción. No la hubo. 

Veganismo
“Ningún miembro del reino animal jamás me hizo nada malo / Esa es la razón por la que no como carne roja o pescado blanco / Tampoco me des queso azul / Todos somos miembros del reino animal / Deja a tus hermanos y hermanas en el mar.” Estas son algunas de las estrofas de “Animal Kingdom”, el tema que donó a PETA por su 20 aniversario. “No como nada que tenga padres. No matar significa exactamente eso”, afirmó. Toda una filosofía de vida.

Periodista emigrado a Berlín hace ocho años, Igor López dirige Spanish Rock Invasion, un festival que muestra en la capital alemana el pop y el rock hechos en España. Por allí han pasado Christina Rosenvinge, Los Coronas, Guadalupe Plata, Arizona Baby o Triángulo de Amor Bizarro.