20/1/2018
Análisis

Draghi, al descubierto

El activo más valioso de un banco central es la credibilidad. Si se esfuma, el sistema monetario comienza a desmoronarse

  • A
  • a
Draghi, al descubierto
El presidente del BCE, Mario Draghi, en una comparecencia en el Parlamento Europeo. EMMANUEL DUNAND / AFP / GETTY
La semana pasada el conocido ya como Super Mario Draghi echó la casa por la ventana. Después de ver cómo la inflación bajaba de nuevo a un -0,2% en la zona euro, amenazando deflación, los mercados se esperaban medidas contundentes. Pero el romano de nacimiento y florentino de intelecto superó todas las expectativas. El Banco Central Europeo (BCE) bajó los tres tipos de interés con los que opera. El tipo de refinanciación estándar que proporciona la liquidez a los bancos pasó del 0,05% al 0%. El tipo sobre los depósitos de los bancos en el BCE bajó del -0,3% al -0,4% (o sea que el BCE les cobra todavía más por aparcar el dinero) y el marginal, que es el que se aplica si un banco necesita de un día para otro liquidez del Eurosistema, se ha reducido de un 0,30% a un 0,25%. Nunca ha estado el dinero tan barato.

Pero esto solo fue el principio de la batería de medidas. El Consejo de Gobierno del BCE anunció también que aumentaba de 60.000 a 80.000 millones de euros sus compras mensuales de activos, indicando además que a partir de ahora no solo va a comprar bonos del tesoro de los países de la eurozona sino también bonos corporativos de entidades no financieras de la máxima calidad. Esto significa que el BCE no se limitará a comprar deuda española a través del mercado secundario (en el primario no puede porque se lo impide el Tratado de Maastricht), también comprará bonos de empresas españolas como Telefónica o Iberdrola. Por si todo esto no fuera suficiente, Draghi anunció otra medida más. Esta menos esperada. Se trata de lo que en la jerga monetaria se conoce como operaciones específicas de refinanciación a largo plazo (TLTRO2), es decir, otras cuatro sesiones de “barra libre” de liquidez de cuatro años a tipos cero para los bancos, y con la posibilidad de que el BCE incluso les devuelva hasta un 0,4% del préstamo si llegan a unos niveles mínimos de concesión de crédito a la economía real.

Este artículo es solo para suscriptores.

Para acceder a este articulo y a toda la hemeroteca, suscríbase desde 23 € trimestrales o 88 € anuales la suscripción digital o suscripción papel + digital, con un 20% de descuento sobre el PVP.

Ver opciones de suscripción Ya soy suscriptor