19/8/2019
En palabras

La ley de plazos deja la cifra más baja de abortos

Patricia Rafael - 19/08/2016 - Número 47
  • A
  • a

En 2014 se registraron en España 94.796 abortos, la cifra más baja desde hace nueve años, según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La tasa de interrupciones voluntarias del embarazo por cada 1.000 mujeres en edad fértil —entre los 15 y 44 años— se sitúa en 10,46 y es también el dato más bajo en ese mismo periodo de tiempo. Esta cifra es aún más significativa puesto que elimina factores como el aumento o descenso de la población.

Los centros públicos de Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón y Murcia no realizaron ninguna IVE en 2014

Los datos son importantes porque se producen cuatro años después de que entrara en vigor la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que garantiza a las mujeres el derecho a elegir su propia maternidad y a que puedan abortar sin tener que dar explicaciones a nadie dentro de las primeras 14 semanas de gestación. La norma, recurrida al Tribunal Constitucional por el PP, fue muy criticada por parte de la derecha y la Iglesia Católica, porque precisamente argumentaban que provocaría un aumento en el número de abortos.

De hecho, una de las primeras medidas puestas en marcha por Mariano Rajoy cuando llegó a La Moncloa hace cuatro años fue elaborar una nueva ley del aborto, de la mano del entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y que no solo eliminaba la ley de plazos, sino que limitaba el aborto a los supuestos de violación y de enfermedad grave de la mujer. El Gobierno finalmente retiró el proyecto por las protestas en la calle y en la opinión pública. Para los expertos, el descenso en el número de abortos confirma lo que ya se ha demostrado en los países que tienen leyes más garantistas con los derechos sexuales y reproductivos: las cifras son más bajas que en los estados con normas más restrictivas.

También hay que tener en cuenta, como subraya Isabel Serrano, ginecóloga del programa de Salud Sexual y Reproductiva del Ayuntamiento de Madrid y miembro de la Federación de Planificación Familiar Estatal, la importancia de que la que se conoce como píldora del día después pueda comprarse desde 2009 sin receta en las farmacias, y cómo el uso de este anticonceptivo de emergencia influye en el descenso de interrupciones voluntarias del embarazo (IVE). Serrano advierte, no obstante, que en los últimos cuatro años el Gobierno ha dejado sin desarrollar la Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva que incorpora la ley de plazos, que entre otras medidas incluye educación sexual en centros escolares, un aspecto en el que España está muy por detrás respecto a otros países europeos.

El 87,93% de las mujeres que abortaron lo hicieron antes de las 12 semanas de gestación

Según los datos de 2014, un tercio de las mujeres que abortó no había usado ningún método anticonceptivo, una proporción que se mantiene sin variación en los últimos años entre las más jóvenes. La gran mayoría de las que interrumpieron de forma voluntaria su embarazo —el 87,93%— lo hizo antes de las 12 semanas de gestación, y el 62,9% antes de las ocho. El 88,9% abortó a petición propia, mientras que un 7,15% fue por grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada y un 3,61% por anomalías fetales incompatibles con la vida o enfermedad extremadamente grave o incurable. Desde que está en vigor la ley de plazos, ha aumentado el porcentaje de abortos que se realizan en centros públicos, pasando del 2% en 2010 a casi el 10% en 2014. Sin embargo, hay cuatro comunidades autónomas donde no se realizó ninguna interrupción voluntaria del embarazo en centros públicos: Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón y Murcia. Un dato que contrasta con Cataluña, que registra el número más elevado de abortos farmacológicos, y donde 52 centros públicos frente a 21 privados comunicaron haber realizado interrupciones.