23/6/2017
Libros

Mathias Enard. Siempre hacia el Este

Con Brújula, el escritor francés obtuvo el Premio Goncourt 2015

AHORA / Zita Arenillas - 07/10/2016 - Número 54
  • A
  • a
Cuenta Homero en la Odisea que Helena le dio a Telémaco vino mezclado con nepentes, un derivado del opio. Quería ayudar al hijo de Ulises a aplacar la pena que le asaltaba al pensar en su padre. Esta referencia literaria es una de las múltiples que hace Franz Ritter, el protagonista de Brújula, la última novela de Mathias Enard (Niort, 1972) y ganadora del premio Goncourt 2015.

Ritter es un musicólogo especializado en las relaciones musicales entre Oriente y Occidente que está a la espera de que le digan el diagnóstico definitivo de su enfermedad, que no parece tener cura. Uno de los síntomas es el insomnio. Este le hace recordar sus experiencias con el opio, ese placentero estar suspendido en el tiempo. Dicho de otro modo: “Una interminable erección sin objetivo”.

Brújula condensa una de esas noches insomnes, una noche de 430 fascinantes y adictivas páginas. No hay ninguna referencia temporal explícita. Pero dice Ritter: “El año pasado fue el centenario de la muerte de Mahler”. Es el año 2011.

La novela es una apabullante cascada de razones que justifican por qué Oriente es parte de Occidente

La enfermedad no es la única culpable de que no pueda dormir. Está también Sarah, su gran amor siempre en fuga, la mujer que conoció en un coloquio en el castillo de Hainfeld (Austria). Allí vivió Joseph Von Hammer-Purgstall, “primer gran orientalista austríaco”. También Sarah es una académica. Su tesis, Visiones del otro entre Oriente y Occidente, defiende que necesitamos “librarnos de esa absurda idea de la alteridad absoluta del islam y admitir no solo la aterradora violencia del colonialismo, sino todo cuanto Europa debía a Oriente”.

La alteridad en la construcción de la identidad es uno de los leit motiv de la novela de Enard. El texto es una apabullante cascada de razones que justifican por qué Oriente es parte de Occidente, y viceversa. Solo que en esta segunda dirección las consecuencias han sido mucho más traumáticas: “Los arqueólogos fueron los primeros parásitos que saltaron sobre el lomo oriental”.

Brújula es una oda a Dar al Islam. Ritter entrelaza recuerdos de Sarah, memorias de sus viajes con ella a Estambul, Teherán o Bandar Abbás, y un recorrido por los personajes de la cultura y la política que respaldan esa teoría. No es difícil pensar en Sebald en algunos pasajes, no solo por los documentos gráficos que se entreveran. Al igual que ocurre en Austerlitz, el lector es inundado con datos y digresiones y tiene la sensación de que todo está interrelacionado (independientemente de que haya un narrador que une las cuentas del collar), de que entre Europa y Oriente siempre ha habido un río de savia de dos direcciones. Por ejemplo, Pessoa escribió unos 200 cuartetos inspirados en los de Omar Jayam, el matemático y poeta persa de los siglos XI-XII. Sarah sostiene, con cierta ironía, que “el poeta más occidental y más atlántico de Europa era en realidad un avatar de Jayam”. Por otro lado, al hablar de Las mil y una noches, dice Ritter: “Los turcos y los persas conocen las versiones de Antoine Galland y Richard Burton [...] lo que se considera puramente ‘oriental’ no es, de hecho, sino la recuperación de un elemento ‘occidental’ que modifica en sí mismo otro elemento ‘oriental’ anterior”.

No son pocas las alusiones a la situación actual en Oriente Medio. Recordando el viaje a Palmira, Ritter dice: “[Ahí] habitaban la nostalgia y la decadencia, como hoy los obuses y la muerte”. Y a los soldados de Estado Islámico los describe así: “Asesinos enmascarados de ese islam de farsa macabra con su negra bandera”. En una entrevista en ABC dijo Enard que su novela tiene un objetivo político: combatir el reduccionismo occidental respecto al islam. No solo logra eso; también invita a buscar una brújula trucada como la que tiene Ritter, que siempre señala el Este.

Brújula
Brújula
Mathias Enard
Traducción de Robert Juan-Cantavella
Literatura Random House, Barcelona, 2016, 430 págs.