27/10/2020
Series

Yonkers, Nueva York, años 80

La serie cuenta el intento de integrar a la comunidad negra y acabar con los guetos

Jaime G. Mora - 23/10/2015 - Número 6
  • A
  • a
En la última creación de David Simon no hay sexo ni violencia, o al menos no son el argumento de la serie. Tampoco hay asesinos, ni agentes secretos en peligro, ni presidentes maquiavélicos. “Honestamente, no sé si Show Me a Hero va a lograr mucha audiencia. ¿Le importará a la gente algo que realmente aflige al país?”, dijo Simon. Trata la construcción de viviendas sociales en Nueva York en los años 80. “Puedo aportar matices en las historias que cuento —dice Simon—. Lamentablemente, no garantizo audiencia.”

Yonkers es la cuarta ciudad más poblada del estado de Nueva York. En 1988 Nick Wasicsko se acababa de convertir en el alcalde más joven de Estados Unidos con 28 años. “No por ser quien era, sino por quién no era. No era Angelo Martinelli”, dice la periodista Lisa Belkin en el libro que inspira la serie. El republicano Martinelli, alcalde durante 12 de los últimos 14 años, estaba dispuesto a acatar la sentencia que obligaba a levantar viviendas baratas para sacar a los negros de los guetos. Había dos opciones: aprobar el plan o pagar una multa que llevaría a la ciudad a la bancarrota. Los blancos, que constituían el 80% de la población, se oponían a tener como vecinos a “traficantes y delincuentes”.
 
Wasicsko opinaba como Martinelli, pero en una votación el demócrata había apostado por recurrir el fallo del juez. Y eso fue lo que le hizo ganar las elecciones, a pesar de su bajo presupuesto de campaña. Yonkers perdió el recurso y el juez Sand obligó a aplicar el plan de Oscar Newman. Este arquitecto mantenía que si los negros sentían que sus casas eran de su propiedad y no una zona de paso, si formaban parte de una comunidad, se reduciría el crimen. El alcalde Wasicsko puso en marcha el proyecto. Ahí empezaron los problemas.

Los seis capítulos de Show Me a Hero reconstruyen lo que ocurre desde la elección de Wasicsko hasta la finalización del proyecto ideado por Newman. Simon firma el guión y Paul Haggis, ganador del Oscar por Crash (2004), la dirección: “Me llamó mi agente para proponerme películas en las que trabajar. Al llegar al número tres de la lista dijo: ‘David Simon tiene una miniserie’. Y yo dije: ‘Di que sí’”. La serie revela cómo en 25 años “nada ha cambiado”, según Simon. Del tremendo coste político y personal que pagó Wasicsko por seguir adelante y de los enfrentamientos entre negros y blancos de entonces vienen matanzas racistas como la de Charleston.
 
Como en todas las series de Simon, hay tramas cruzadas y multitud de personajes. Destacan Oscar Isaac, que interpreta a Wasicsko, Winona Ryder, en la piel de una consejera municipal, o Alfred Molina en el papel del concejal Spallone, que se opone de forma feroz a las viviendas de protección. Aplaudida por la crítica, el estreno de Show Me a Hero solo interesó a 443.000 espectadores. Treme se despidió con apenas 400.000. Generation Kill la vieron un millón. “Siempre estoy rogando —dice Simon—: a un actor para que interprete un papel, a los ejecutivos para que me dejen terminar las series. Siempre digo: va a ser genial, confía en mí. Al final vas a estar orgulloso de lo que has hecho. Me gusta pensar que más de la mitad de las veces la gente se siente de esa manera.”
 
Show me a Hero
Dirigida por Paul Haggis. Escrita por David Simon y William F. Zorzi. En España se emite en Movistar +.