20/8/2019
Política

La llegada de Villar Mir a la FOM se retrasa

El constructor desembarca en septiembre en la Fundación Ortega-Marañón

AHORA SEMANAL - 05/08/2016 - Número 45
  • A
  • a
La llegada de Villar Mir a la FOM se retrasa
Página de AHORA en la que se informaba de la fractura en la FOM

El desembarco del constructor Juan Manuel Villar Mir como presidente ejecutivo de la Fundación Ortega-Marañon (FOM), de la que informaba AHORA en su anterior edición, se ha aplazado al mes de septiembre. En la reunión del patronato del viernes 29 de julio se ratificó la dimisión del exministro Eduardo Serra, que ocupaba ese cargo desde el 17 de julio de 2015.

Ajuste económico

Serra anunció su dimisión y abandonó la sala en la anterior junta del patronato, celebrada el 19 de julio, por graves desavenencias con el presidente institucional, José Varela Ortega. La causa fundamental de la discusión entre ambos —que según las fuentes consultadas tuvo un tono bronco— fue el plan presentado por Serra para el saneamiento de la deuda de la fundación, que supera los tres millones de euros, y, en particular, la propuesta de vender la finca Coto de Castilleja, que Varela donó, según las mismas fuentes, de “forma onerosa” hace unos años. La fundación ha gastado más de dos millones de euros en la rehabilitación de la casa y en pagar las costas de los pleitos planteados por las hermanas. La discrepancia también se forjó en torno al informe presentado por el presidente dimisionario que refería algunas irregularidades en las cuentas.

La renuncia de Serra fue seguida por una oleada de dimisiones  en el patronato, entre otras las de Emilio Lamo de Espinosa, Emilio Gil Olmo, Javier Gómez Navarro, Fernando Vallespín, Andrés Ortega Klein (nieto del filósofo, como Varela Ortega), Pilar del Castillo, Inés Alberdi y Esperanza Aguirre. También dimitió el director académico de la fundación, Eduardo Nolla.

El pasado viernes se incorporaron también los seis nuevos patronos que propusieron en la anterior junta Varela Ortega y el vicepresidente institucional, Gregorio Marañón. Los nuevos miembros son el exministro Josep Borrell, el político e historiador israelí Shlomo Ben Ami, el físico José Manuel Sánchez Ron, el catedrático Julio Iglesias, el director del Instituto de Estudios Políticos y Constitucionales, Benigno Pendás, y el abogado Enrique Bacigalupo. En la edición de AHORA del 29 de julio se informaba erróneamente de que también se incorporaba al patronato el hijo de este último, Mariano Bacigalupo Sagesse.

La "compra" de la FOM

Las dimisiones en el patronato no se produjeron solo en solidaridad con Serra y en apoyo al plan de saneamiento económico de la fundación, también  porque el presidente institucional, tras rechazar las propuestas de Serra, informó de la llegada de Villar Mir, que aportaría, de forma altruista, cinco millones de euros, lo que permitiría enjuagar la deuda e incluso contar con un remanente para el futuro. A algunos de los dimisionarios les pareció impropio de una fundación de prestigio, como la Ortega-Marañón, que la “compre” —en expresión de ellos mismos— un constructor “tan ajeno” a las figuras del filósofo José Ortega y Gasset y del médico Gregorio Marañón. La institución ha estado presidida a lo largo de los años por personalidades como Leopoldo Calvo-Sotelo, Pere Duran Farell, Antonio Garrigues Walker o el propio Eduardo Serra.

Las fuentes consultadas por AHORA de patronos dimisionarios y de otros que siguen en el patronato de la fundación señalan que el principal problema que causó el enfrentamiento entre Varela y Serra está en la propuesta de este último de vender el Coto de Castilleja, sito en el municipio de Mayorga de Campos, sobre el límite de las provincias de Valladolid y León. La finca había sido propiedad de José Varela padre, esposo de Soledad Ortega Spottorno, hija del filósofo, y en ella pasó algunas temporadas Ortega y Gasset.

Serra alegó para proponer la enajenación de la finca el coste que representa su mantenimiento y también que la deuda generada por la FOM venía en buena medida de las obras de rehabilitación de la casa —se retejó y dotó de aislamientos y calefacción—, que costaron un millón y medio de euros. La fundación utiliza ese recinto como centro de estudios sobre patrimonio cultural, natural y el paisaje, y en él se celebran encuentros de expertos internacionales sobre esas materias, pero nunca ha dejado de ser un lugar utilizado por el donante, su familia directa y sus amigos, siempre según fuentes del patronato.

RECTIFICACIÓN: Mariano Bacigalupo, ajeno a la Fundación Ortega


Estimado director, estimado editor:

En la página 4 de la edición de AHORA de hoy (día 29 de julio de 2016) se publica un artículo titulado "La llegada de Villar Mir fractura la Fundación Ortega Marañón". En dicho artículo se afirma que quien suscribe, Mariano Bacigalupo Saggese, ha sido nombrado recientemente patrono de la citada Fundación. Debo hacer constar que tal información es falsa. Ni me he incorporado al Patronato de la FOM en su reunión del día 19 de julio, como se afirma, ni he recibido de nadie propuesta alguna para hacerlo en el futuro. Igualmente, deseo añadir que carezco de cualquier otra vinculación formal con la Fundación Ortega Marañón. No ejerzo responsabilidad alguna en ella, ni la he ejercido en el pasado.

 Ruego, por tanto, procedan a la mayor brevedad posible a la oportuna rectificación de esa información errónea.

 Me resulta particularmente llamativo que un periódico en el que he colaborado y del que, junto con mi esposa (Teresa Ribera), soy accionista, no haya contrastado previamente conmigo dicha información, como, en todo caso, era su deber (tanto jurídico como deontológico). Contactarme hubiera resultado además muy sencillo, pues disponen de todos mis datos de contacto (desde luego el editor).

 Si bien este episodio me hace dudar de la seriedad con la que trabaja "mi" periódico —y, en todo caso, de la diligencia de sus sedicentes "equipos de investigación" (¿?)—, confío en que formularán sin dilación la debida rectificación (o fe de errores). De modo inmediato en la edición digital, y en papel en el próximo número del periódico.

Atentamente, Mariano Bacigalupo Saggese