22/8/2019
Política

Los disparates judiciales de Manos Limpias

El sindicato ultraderechista, acusado de extorsión y chantaje, se ha querellado contra TV3 y ETB, el gobierno de Zapatero, el 15-M, Nunca Mais, Manuela Carmena o el futbolista Samuel Eto’o

  • A
  • a
Los disparates judiciales de Manos Limpias
El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda. Los dos están encarcelados. fernando alvarado / Efe
Allí donde exista un delito, debe haber alguien capaz de denunciarlo”. Con esta quijotesca declaración de intenciones, atornillada todavía en el frontispicio de su página web, trataba Manos Limpias de presentar como noble la labor de una organización que, según el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, no era sino un instrumento al servicio de una estructura criminal dedicada a la extorsión y el chantaje.

Los investigadores sostienen que mientras el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, diseñaba la estrategia judicial recaudatoria para que Manos Limpias pusiera y quitara querellas a empresas, entidades financieras como el BBVA, Unicaja o Caja Madrid, y a la mismísima infanta Cristina, a cuyo entorno exigieron tres millones de euros, el secretario general del sindicato, Miguel Bernad, se empleaba en iniciar cientos de pleitos, a menudo estrafalarios, que tenían el objetivo de conseguir resonancia en los medios de comunicación.

Desde su fundación en 1995 el colectivo de funcionarios públicos, tachado de “pseudosindicato” por su nula actividad sindical y de “ultraderechista” por la orientación ideológica de sus iniciativas, se ha embarcado en cruzadas judiciales contra el nacionalismo, los jueces, los partidos de izquierda, los sindicatos, los movimientos sociales, la homosexualidad o la masturbación. 

Contra los nacionalistas

Durante sus dos décadas de existencia Manos Limpias se ha dedicado a la defensa de la españolidad, entendida como continuo combate contra los nacionalismos periféricos. “Lucharemos siempre por la defensa del orden constitucional de nuestro país, frente a los movimientos separatistas que pretenden disgregarlo. Por ello, entendemos que los símbolos españoles deben siempre ocupar un lugar fundamental en los lugares físicos donde se ubique la presencia de representaciones de cualquier Administración Pública”, proclama la declaración de principios del sindicato, en cuyo logotipo figura la enseña rojigualda junto a dos manos blancas como símbolo de pulcritud.

Denunció a la Guardia Civil por permitir que en las casas cuartel puedan vivir parejas del mismo sexo

Con esa premisa Manos Limpias impulsó la causa contra los promotores de la consulta independentista catalana del 9-N que llevó el 15 de octubre de 2015 al entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, a declarar en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en el que se presentó acompañado de 400 alcaldes que blandieron ante la sede judicial sus bastones de mando. Tras la caída de Mas, el sindicato ha seguido denunciando las “leyes de desconexión” para hacer frente al “reto independentista” mientras “España se debate en un mercadeo de pactos”.

La primera gran victoria judicial de la organización se produjo en enero de 2008 cuando el Tribunal Supremo estimó uno de sus recursos y, en contra del criterio de la Fiscalía, inhabilitó durante un periodo de año y medio al expresidente del Parlamento vasco Juan María Atutxa (PNV) y otros dos miembros de la Mesa por no disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak (SA) tras la ilegalización de Batasuna.

En los últimos 20 años los responsables del sindicato también han denunciado la quema de banderas españolas en eventos deportivos y la pitada al himno en dos finales de la Copa del Rey de fútbol, han exigido que se persiga a todos los municipios vascos, catalanes y navarros que no la tenían colgada en el balcón de su ayuntamiento y han denunciado que la de San Sebastián, con Bildu en la Alcaldía, ondeaba “sucia y rota”.

En mayo de 2005 Manos Limpias actuó contra el exembajador de España en Israel Eudaldo Mirapeix por permitir que el entonces presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, y el que era número dos de su gobierno, Josep Lluís Carod Rovira, entregaran una corona de flores en memoria de las víctimas del Holocausto que llevaba únicamente una banda de la senyera. Al líder de ERC también le denunciaron por cometer “una ofensa a los sentimientos religiosos” cuando tuvo la ocurrencia de dejarse fotografiar con una corona de espinas sobre la cabeza.

El sindicato, que ha reclamado ocho veces la ilegalización de Bildu así como la de la Asamblea Nacional Catalana y la CUP, a la que llegó a calificar de “organización criminal”, abogó hasta en 15 ocasiones por la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía catalana. En 2012, además, solicitó la intervención de la autonomía andaluza al considerar que el gobierno de José Antonio Griñán estaba “boicoteando” las medidas  del gobierno central para controlar el déficit.

Con el “patriotismo” por bandera, Bernad promovió en septiembre de 2013 una campaña para que el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, procediera al cierre de la sede del Instituto Cervantes en Gibraltar, que fue abierta por su antecesor, Miguel Ángel Moratinos. El establecimiento de esa institución suponía, a su juicio, el reconocimiento del Peñón como territorio extranjero.

Las televisiones públicas vasca y catalana tampoco se libraron de la furia de Manos Limpias. En febrero de 2004 los responsables de EITB fueron denunciados por actuar “al servicio de la banda terrorista ETA” tras difundir un vídeo en el que la organización anunciaba su intención de decretar una tregua en Cataluña. En abril de 2006 planteó una queja ante el Defensor del Pueblo contra los responsables del libro de estilo de TV3 por “excluir y discriminar el uso del castellano” en su programación.

Tan activa era la defensa que el colectivo hacía de la españolidad que en junio de 2007 detectó que en la región rusa de Yakutia  un equipo de fútbol sala que supuestamente representaba al combinado nacional se midió con Cataluña en un torneo. El partido se saldó con una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por los delitos de “ultrajes a España y sus símbolos” y “usurpación de funciones”.

Los políticos que intentaron el diálogo con la banda terrorista ETA también se las vieron en los tribunales con los abogados de Manos Limpias, aunque sus acciones judiciales nunca prosperaron. En enero de 2004 el sindicato se querelló contra Carod Rovira, al que imputaban colaboración con banda armada y encubrimiento por reunirse en Francia con los dirigentes etarras Mikel Albizu, “Mikel Antza”, y José Antonio Urrutikoetxea, “Josu Ternera”.

Contra el proceso de paz

Dos años más tarde denunció ante el Supremo al entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y a todos los miembros del Consejo de Ministros por impulsar los contactos con la banda y permitir que el líder socialista vasco Patxi López y su número dos, Rodolfo Ares, se reunieran con el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi. El Supremo también determinó que ni el expresidente del PSE Jesús Eguiguren ni otros dos interlocutores del gobierno en esas negociaciones, el exministro Javier Moscoso y el vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) José Manuel Gómez Benítez, cometieron un delito de colaboración con banda armada por participar en esos contactos. En su resolución el Supremo recordó que esas negociaciones fueron avaladas tanto por el Congreso de los Diputados como por el Parlamento Europeo.

Manos Limpias también pasará a la historia como una de las organizaciones que promovió la denominada teoría de la conspiración en torno a los atentados del 11-M. En marzo de 2007 el Supremo archivó una querella presentada por el sindicato contra el juez instructor, Juan del Olmo, y la fiscal Olga Sánchez por la supuesta destrucción de pruebas y pidió que se investigara a la organización por acusación y denuncias falsas. Ese procedimiento se instruyó en los juzgados de Plaza de Castilla, aunque finalmente también fue archivado.

Los de Bernad pidieron, del mismo modo, que se investigara el incendio de la casa en el municipio madrileño de Morata de Tajuña en la que la célula islamista condenada por la masacre preparó las bombas, al considerar que no se había podido determinar qué tipo de dinamita había explotado en los trenes.

Contra Baltasar Garzón

Además, se querellaron contra el juez Baltasar Garzón, al que imputaron un delito de prevaricación por tomar declaración, sin ser competente para ello, a los tres peritos de la Policía Científica que elaboraron el denominado informe del ácido bórico, en el que se relacionaba a la banda terrorista ETA con los atentados. Ya en 2012 impulsaron la causa que siguió la juez Coro Cillán contra el excomisario jefe de los Tedax Juan Jesús Sánchez Manzano por la custodia de los restos de los explosivos que utilizaron los islamistas.

Llevó a la Fiscalía que un equipo español de fútbol sala jugó contra Cataluña en la región rusa de Yakutia

Garzón, sin duda, siempre ha sido uno de los objetivos favoritos del sindicato, que se querelló contra él en 2009 por abrir una investigación judicial sobre los crímenes del franquismo. Manos Limpias, que compartió acusación con  Libertad e Identidad y Falange Española y de las JONS, solicitó que el juez fuera condenado a 20 años de inhabilitación por un supuesto delito de prevaricación. El Supremo, que había condenado unos días antes al magistrado por autorizar unas escuchas a los abogados del caso Gürtel, absolvió a Garzón al valorar que, aunque no era competente para abrir esa investigación, la intención del procedimiento no era investigar a los supuestos responsables de esos hechos sino proteger el derecho de los familiares de las víctimas a “saber las circunstancias en las que el familiar respectivo falleció”.

Por su actuación en este procedimiento la Fundación Francisco Franco reconoció el trabajo de Miguel Bernad y le entregó el 3 de diciembre de 2011 un diploma en el que se le reconocía como caballero de honor de la organización. Durante el acto, en el que compartió reconocimiento con el portavoz ultraderechista Blas Piñar, también se homenajeó in memoriam al capitán general Agustín Muñoz Grandes y al teniente general Juan Yagüe.

Garzón no es el único juez contra el que ha actuado el colectivo de funcionarios. Dos años antes de que le enviara a prisión por delitos como integración en organización criminal, chantaje o extorsión, Bernad presentó una denuncia contra el magistrado Santiago Pedraz ante el CGPJ por continuar investigando la muerte del cámara José Couso a pesar de la limitación de la justicia universal. Como la mayoría de las que promovía, la causa fue archivada.

De las iras del sindicato tampoco se han salvado el movimiento 15-M, al que acusó de “coacciones, amenazas y sedición”; la asociación Nunca Mais, por destinar a “fines políticos” las donaciones que se realizaron para reparar los daños causados por el vertido del Prestige; o la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), a cuya portavoz y actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, consideró “inductora y cooperadora de delitos de coacciones y amenazas” por organizar escraches a políticos.

También la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, fue objeto de una querella por la declaración de insolvencia de la empresa de su marido, mientras que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, fue comparado en otro escrito rechazado por el Supremo con Adolf Hitler, Vladimir Lenin, Pol Pot, Mao Zedong y Fidel Castro. Bernad alertaba contra el líder de la formación emergente por ser “un iluminado que predica cosas viejas con un envoltorio nuevo”. De las querellas tampoco se libraron el futbolista Samuel Eto’o por celebrar un título con un sonoro “Madrid cabrón, saluda al campeón” o el actor Willy Toledo por “cagarse en la virgen del Pilar” con motivo del aniversario del descubrimiento de América.

Contra la homosexualidad

El combate contra la homosexualidad ha sido otra de las obsesiones que Bernad ha desarrollado en las últimas décadas. En 2005 Manos Limpias denunció a Radio Televisión Española (RTVE) por emitir un capítulo de Los Lunnis en el que se mostraba una boda entre dos hombres con el argumento de que se transgredió “el derecho al honor y la intimidad” de los niños que lo vieron. También se querelló contra el rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa, por no impedir que medio centenar de jóvenes irrumpieran en la capilla del campus de Somosaguas y varias chicas se desnudaran de cintura para arriba e hicieran “alardes de su tendencia homosexual”, lo que el supuesto líder sindical no dudó en calificar de “atentado gravísimo”. Tres años antes, el sindicato había denunciado a la Guardia Civil por modificar la orden de ocupación de las casas cuartel para permitir que cualquier pareja pudiera acceder a ellas independientemente de su condición sexual.

Si la homosexualidad es merecedora de reproche penal para Manos Limpias, la masturbación también. En 2010 la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura archivó una querella contra la Junta de Extremadura por un supuesto delito de corrupción de menores y contra la integridad moral. El motivo, una campaña sobre sexualidad que paradójicamente recuerda al nombre del sindicato: “El placer está en tus manos”.