Opinión

Pablo Iglesias bajo el síndrome de la ingratitud

El autor imagina al secretario general de Podemos asomado al balcón de la renuncia, imbuido del síndrome de la ingratitud que lleva a tantos líderes políticos por el camino de la amargura

Jorge Vigil - 02/09/2016 - Número 49
  • A
  • a
¡Eh, usted, sí, sí, usted! ¿Qué hace ahí leyendo esta basura de artículo? Estamos hartos de la actitud pasiva del lector, la vida es militancia, acción, cámaras de televisión, aplausos, flashes, escrache, movilización, movimiento, hostias, tepartolacara, movida, como en el bar de la facu, un dos, un dos, somos trotskistas, la televisión permanente, vosotros pasivos lectores escapistas sois los terroristas, vamos a asaltar los cielos y sacar a Cristo con las manos en alto, vais a arder como en el 36, como en el cenicero de Guillermo Zapata, bueno todos no, menos el papa Francisco que es peronista, la tenéis clara, moved el culo, ¡exprópiese!, estamos hartos de la casta y la susana díaz, hartos de banqueros, periodistas, derechistas, de socialdemócratas descafeinados, de liberales reaccionarios, de comunistas trasnochados, de los corruptos y de la cleptocracia, somos el referente moral de la seguridad social, líderes de la IV Internacional bolivariana, ¡aló presidente!, tenemos toda una batería de inspectores, guardias civiles, jueces y fiscales que están esperando la orden, puertas giratorias, ¡exprópiese!, somos el pueblo, yes we can, con un par de escraches y un par de hostias nos cargamos el capital, podemos con todo, miren mi poblada dentadura, yo me desayuno un tomo de Lenin por la mañana, a mediodía un ensayo de Monedero y para la cena, un panfleto de Laclau, ché, boludo, somos loh dehcamisaoh, os vamos a quitar hasta la camisa, luego caliento motores para el plató de La Sexta, Hispan TV, la Tuerka, las radios, internet, acción, muera la reacción, hoy me cargo a tiros verbales a Marhuenda y a Inda, alguna vez hay que “plantear el uso privado de armas de fuego”, el pueblo ha de defenderse, os vais a cagar en las puertas jiñatorias, vamos a acabar con los medios de comunicación privados, no hacéis más que difamarnos, esto se va a acabar, libertad de prensa, ¿para qué?, ¿para oír a Losantos, ver a Inda, leer a Marhuenda?, yo soy marxista, comunista posleninista, estalinista democrático, socialdemócrata a fuer de liberal, somos un partido de centro, centrado en el pueblo, todo depende de trazar líneas rojas, digamos NO de momento, luego ya veremos, estos son nuestros principios y si no le gustan le pido otros a Monedero, la donna e l’uomo siamo mobili, vamos a montar el primer batallón de escraches, la acorazada de partisanos, la división de manifas, tenemos un general formado en la OTAN que nos sacará de la OTAN, salir para volver a entrar, estrategia PGP, puertas giratorias populares, ¡a las barricadas, desheredados, descamisados, desempleados, migrantes, psicofantes!, nosotros no tenemos líneas rojas, SOMOS la línea roja, o morada, según la reflexión del sol, y en cuanto a las líneas está claro que la geometría euclidiana es un producto de clase, nació en Egipto para delimitar la propiedad privada, o sea que nada de que la línea recta es la más corta entre dos puntos ideológicos, podemos pasar por varias doctrinas en un pis pas, que para algo somos de Políticas, en 24 horas pasamos de las musas al teatro, sobre todo al teatro, presione F1 para salir, cuando tengamos el botón rojo del ordenador de Hacienda os vais a enterar de lo que vale un penene, nada de inspecciones sur mesure y otras mariconadas a lo Montoro, auditorías de infarto, ¡todos a la cárcel!, y si no gusta en Europa, nos salimos de la UE, corte de mangas a la Merkel y al FMI, metemos en la cárcel a los banqueros, a los blogueros, a todos los periodistas desafectos, salimos del euro, devaluamos la moneda y subimos el IRPF al 75%, entonces ya podrá pagar Echenique a su asistente, es que el sistema nos mata, renta universal para todos, barrera libre para los migrantes, impuestos para los ricos y los funcionarios, gondiós, ¡aló Presidente!, ¡exprópiese!
Este artículo es solo para suscriptores.

Para acceder a este articulo y a toda la hemeroteca, suscríbase desde 23 € trimestrales o 88 € anuales la suscripción digital o suscripción papel + digital, con un 20% de descuento sobre el PVP.

Ver opciones de suscripción Ya soy suscriptor