23/5/2017
En palabras

Panorama global de la salud

Patricia Rafael - 30/09/2016 - Número 53
  • A
  • a

En los países europeos y con una renta per cápita parecida a la de España existen tres modelos de gestión y financiación de la Sanidad. El primero es un servicio nacional de salud que se financia a través de los presupuestos de los diferentes estados. Es el caso del sistema español y del que existe en otros países como Suecia, Dinamarca, Portugal, Italia, Reino Unido o Canadá. Otro es el que se financia a través de cuotas a la Seguridad Social, pagadas por empresarios o trabajadores o vía impuestos, conocido como modelo Bismark, y que funciona en países como Alemania, Francia, Bélgica, Grecia o Austria. Un tercer modelo es el que existe en EE.UU., donde la Sanidad funciona a través de seguros privados.

La crisis económica provocó una caída en el gasto público sanitario en prácticamente todos los países

Cada dos años la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) realiza su “Panorama de la Salud”, un estudio que recoge datos comparables del estado de la salud y los diferentes sistemas sanitarios de los estados miembros, países candidatos y economías emergentes.  El último informe, publicado en 2015 con datos referidos a 2013, recoge que desde el año 2000 el gasto sanitario en relación al PIB venía creciendo hasta que comenzó a descender a partir de 2008. La crisis económica, que obligó a una reducción por parte de los países de sus déficit públicos, provocó una disminución en el gasto público sanitario. En EE.UU. este gasto ha permanecido estable porque es fundamentalmente privado, pero en países como Portugal, Irlanda o España, donde el gasto público cayó más que su PIB, el porcentaje del gasto sanitario respecto a este dato también descendió más. 

España tiene más médicos que la media, pero menos enfermeros y camas hospitalarias

El informe constata el crecimiento generalizado del número de médicos y enfermeras por cada 1.000 habitantes, si bien hay diferencias significativas entre unos países y otros. Grecia es el país con un mayor número de sanitarios y donde se registró uno de los mayores crecimientos entre 2000 y 2008, aunque a partir de entonces se estabilizó. También hay que tener en cuenta que los últimos datos se refieren a 2013, un año anterior a los último duros ajustes que debió afrontar el país heleno obligado por la troika —Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Eeuropeo—. España, con 3,8 médicos por cada 1.000 habitantes, está ligeramente por encima de la media de la OCDE, que se sitúa en 3,3. Sin embargo, la brecha es mayor respecto al número de enfermeros, donde la media se sitúa en 9,1 mientras que en España hay 5,1. Dinamarca es el país con el mayor número, 16,3, y Letonia el que registra el menor, con 4,9.

En todos los países el número de estos profesionales supera con gran diferencia al de médicos, y en el informe se recoge el importante papel que tienen no solo en atención en hospitales o centros de atención de larga de estancia, sino en atención primaria, donde realizan cada vez más consultas especializadas, sobre todo a los enfermos crónicos. En España el número de camas hospitalarias —3,0 por cada 1.000 habitantes— está por debajo de la media de la OCDE —4,8—, un dato que está relacionado con el hecho de que sea el segundo país con menor número de altas hospitalarias —99,5—, solo por delante de Canadá, con 83,2. Por el contrario, España registra uno de los números más altos en cuanto a consultas médicas realizadas por persona —7—, por delante de países como Francia, Austria, Reino Unido o Dinamarca. Los expertos subrayan que este dato demuestra que la calidad del sistema de atención primaria y de especialistas que se realiza en España está por encima de la media de los países de su entorno.