15/12/2019
Política

El 35% de los tecos, en excedencia

Radiografía de los altos cuerpos de la administración. Quinto capítulo: técnicos comerciales

Carlos Larroy - 11/03/2016 - Número 25
  • A
  • a
El 35% de los tecos, en excedencia
MIKEL JASO
Los técnicos comerciales y economistas del Estado (en adelante, tecos) constituyen un grupo de altos funcionarios integrado en el mismo cuerpo de élite desde 1984. Se encargan de ejecutar la política económica del gobierno, lo que incluye un amplio abanico de tareas como gestionar la emisión de la deuda, velar por la libre competencia o atender el cumplimiento de las condiciones establecidas en el rescate bancario. Les compete negociar los acuerdos comerciales con otros países y ayudar a las empresas españolas a obtener contratos en el extranjero. Algunos reciben la encomienda de representar a España en instituciones, organismos y foros internacionales conforme a las instrucciones emanadas del Ministerio de Economía.

Los tecos son licenciados y graduados universitarios que han superado la oposición de acceso a la Administración General del Estado y un curso selectivo. Los aspirantes disponen de un centro preparatorio —la fundación CECO (Centro de Estudios Económicos y Comerciales) integrada ahora en el ICEX— que les facilita elaborados 90 de los 180 temas del programa a estudiar previo pago de 1.000 euros, en contraste con otros cuerpos de élite cuyos opositores deben redactar los temas por su cuenta sin más ayuda que la bibliografía y los consejos brindados por sus preparadores (caso, por ejemplo, de los letrados de las Cortes). La fundación CECO les ofrece también la opción de unirse a pequeños grupos de estudiantes a los que tecos recién ingresados ofrecen clases una tarde a la semana. Estas lecciones cuestan 200 euros al mes.

Dos idiomas

La existencia de este centro favorece que el promedio de años de estudio para preparar las oposiciones sea sensiblemente inferior al de otros cuerpos: ronda los tres. El examen consta de cinco pruebas eliminatorias. En la primera, los candidatos deben superar un test de 75 preguntas centradas en el temario y elaborar un informe de coyuntura económica con lectura posterior del mismo ante el tribunal a partir de una serie de datos suministrados por este. El segundo ejercicio es de idiomas. Se trata de una  prueba oral y otra escrita en inglés y en una segunda lengua extranjera, a elegir entre francés, alemán, italiano, ruso, chino, árabe, portugués o japonés. El tercer y el cuarto ejercicio consisten en recitar durante una hora dos temas en cada uno. Y en el último deben escribir otros dos temas en un plazo máximo de cuatro horas. Todos ellos tocan por sorteo.

La mayoría admite que las razones de su salto a la empresa privada son económicas y también de promoción

Los que aprueban la oposición deben superar un curso de adiestramiento en el ICEX para convertirse en funcionarios. Igual que sucede con los diplomáticos y su Escuela, ha sido imposible identificar a alguien que después de aprobar la oposición para teco haya sido incapaz de superar dicho curso. De hecho, la crisis ha hecho que este adiestramiento haya perdido relevancia y que apenas dure un mes, tiempo que se dedica sobre todo a charlas de tecos que explican a los recién llegados la parte práctica de sus futuros trabajos. Superado todo este proceso, los ya funcionarios se integran en la Secretaría de Estado de Economía o en la de Comercio, aunque alguna vez también se ofrecen plazas para la Dirección General del Tesoro o la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

La oposición suele convocarse anualmente, salvo excepciones como en 2010 y 2012 por los recortes para contener el déficit. Esto ha causado que el número de opositores haya disminuido: antes de la crisis rondaba los 180 candidatos y ahora apenas alcanza el centenar, de igual modo que las plazas convocadas han pasado de superar la veintena a rondar la docena. La disminución del cuerpo opositor tiene preocupada a la Asociación de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado (ATCCE) porque entiende que al reducirse la competencia los futuros tecos podrían llegar menos preparados. Dicha pérdida de nivel podría redundar en que se redujera el número de aprobados debido a la insuficiente formación, quedando por tanto plazas libres y perdiendo el cuerpo puestos relevantes que tenían tradicionalmente asignados en la Administración. El presidente de la ATCCE, Vicente Montes, señala que esta situación ya se está produciendo por los recortes aplicados en las últimas oposiciones. Por ello, su asociación está reclamando al gobierno que convoque 25 plazas anuales en los próximos ejercicios para compensar las exiguas convocatorias de los últimos años. Además, la Asociación ha impulsado la creación de un curso online de preparación de la oposición para incrementar el número de estudiantes, programa que en principio se pondrá en marcha en un par de meses.

Funcionarios consultados coinciden con Montes en la actual escasez de tecos en la Administración para cubrir toda la demanda existente. Pero algunos achacan dicha falta de personal, más que a los recortes al número de tecos que ha decidido cogerse una excedencia para incorporarse a la empresa privada o que está en servicios especiales porque ha decidido pasarse a la política o desempeñar altos cargos públicos. En efecto, según los datos facilitados por el servicio de Transparencia, solo 280 de los 431 tecos se encuentran en activo, es decir, el 65%. Ese 35% de excedentes se reparte casi a partes iguales entre los que están en empresas (71) y los que están en servicios especiales (79).

Guindos, Solbes, Soria...

Los tecos han sido históricamente uno de los cuerpos de élite en los que es mayor la proporción de quienes han dejado sus puestos para pasarse a la política. Los dos más conocidos en la actualidad son los ministros de Economía e Industria en funciones, Luis de Guindos y José Manuel Soria. Pero hay procedentes de otros colores, como por ejemplo los socialistas Pedro Solbes o Jordi Sevilla, que fueron ministros con los presidentes González y Zapatero.

Un alto cargo asignado de modo habitual a los tecos ha sido el de gobernador del Banco de España. Lo es el actual, Luis María Linde. También lo fueron Miguel Ángel Fernández Ordóñez, Jaime Caruana —ahora director del Banco de Pagos Internacionales (BIS)—, Luis Ángel Rojo o José Ramón Álvarez Rendueles.

Mencionar a todos los tecos que se encuentran en servicios especiales sería interminable. Pero cabe destacar al director general del Tesoro, José María Fernández Rodríguez, o a la presidenta del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Emma Navarro. Dentro del Gobierno en funciones se puede citar, entre otros muchos, a los secretarios de Estado de Comercio, de Economía, de Energía y para la Unión Europea: Jaime García-Legaz (célebre por el caso del pequeño Nicolás), Íñigo Fernández de Mesa, Alberto Nadal —cuyo hermano, el también teco Álvaro Nadal, dirige la oficina económica de la Presidencia— y Fernando Eguidazu.

Se encuentran también presidiendo empresas públicas o participadas en alta proporción por capital del Estado, caso de Tragsa (Miguel Giménez de Córdoba), Navantia (José Manuel Revuelta), Cesce (Álvaro Bustamente) y un largo etcétera.

En el IBEX

Algunos tecos niegan que el número de los que saltan al mundo empresarial y político sea excesivo y aducen que la proporción de abogados del Estado que lo hace es aún mayor (el 50% está en excedencia o servicios especiales, frente al 35% de los tecos, como ya publicó AHORA). Sea como fuere, lo cierto es que es frecuente encontrar a tecos en los consejos de administración del IBEX 35. Una situación que llama la atención porque algunos tuvieron el encargo previo de regular, desde sus puestos de funcionarios en la Administración, sectores en los que ahora trabajan. Es el caso de José María Roldán, que ha pasado de ser el director general de Regulación del Banco de España a ser el actual presidente de la Asociación Española de Banca. Los tecos consultados, no obstante, argumentan que incorporarse a este tipo de compañías constituye su “salida natural al mercado”, dado que sus conocimientos encajarían con las necesidades de estas empresas. Además, ven “lógico” que se les ofrezcan estos cargos porque los integrantes del cuerpo trabajan en estrecho contacto con los sectores económicos y productivos del país.

La dirección de las oficinas económicas y comerciales en el exterior se concede por libre designación

La lista de tecos en empresas es larguísima (71). Dentro del IBEX, la palma se la lleva el Banco Santander, en cuyo consejo de administración se encuentran los tecos Matías Rodríguez Inciarte, Belén Romana —quien fuera presidenta de la Sareb— y Guillermo de la Dehesa —este último también es vicepresidente del consejo de Amadeus—. Otros miembros del cuerpo en empresas del IBEX son Manuel Conthe —consejero de Acerinox—, Luis Valero Artola —consejero de Enagás—, Álvaro Rengifo —vocal en Bankia y al mismo tiempo presidente de Bombardier— o  José Luis Feito —también vocal en Bankia—.

Los sueldos

Los tecos consultados declaran que la principal razón de dar el salto al mundo privado es económica porque la retribución en puestos directivos de ese sector es muy superior a la que les ofrece el Estado. Pero añaden que hay otras muchas causas, entre ellas que sea muy común que un teco haya agotado su carrera administrativa con poco más de 30 años. En otras palabras, que haya alcanzado ya puestos de nivel 30 —el más alto dentro de la Administración—, lo que conlleva la imposibilidad de nuevos ascensos o mayores salarios. Los tecos son multitarea y un día pueden estar en el Tesoro y al día siguiente en Comercio. Este es un punto a favor para continuar en la Administración, pero el hecho de que no se pueda seguir creciendo hace que la ambición y la ilusión bajen, apunta un teco en excedencia.

Estos funcionarios acceden a la Administración con un nivel 26, que les reporta desde el primer día un sueldo de unos 40.000 euros brutos al año. La antigüedad acarrea incrementos y la subida del nivel también hasta alcanzar los 50.000 euros en un cargo de nivel 28 y entre 60.000 y 80.000 si se llega a puestos de libre designación, de nivel 29 y 30, como el de subdirector general. Dada la actual escasez de tecos, el ascenso se acelera y, según fuentes del cuerpo, en cuestión de tres o cuatro años tras el ingreso puede haberse alcanzado un nivel 28 e incluso un 30. En este sentido, se argumenta que frente a la extendida creencia de la estabilidad que reporta la función pública, en el caso de los cuerpos de élite existe una notable diferencia. Un teco en excedencia indica que los puestos en los que se cobra 80.000 euros son de libre designación y llevan asignada una importante bolsa de productividad, por lo que de la noche a la mañana pueden ver cómo su sueldo se ve reducido casi a la mitad si se les cesa y, por consiguiente, se les rebaja de un nivel 30 a un 28.

Por libre designación

Al alto número de excedencias que causan los mencionados ascensos meteóricos se suma que este cuerpo tiene encomendados en exclusiva los puestos de director del centenar de oficinas económicas y comerciales (ofecomes) que España tiene en el exterior. De hecho, según Transparencia, 99 de los 280 tecos en activo están ahora mismo destinados como consejeros económicos en el extranjero.

De igual modo que ocurría con los diplomáticos, todos los puestos en el exterior se consiguen por libre designación en lugar de atribuirlos mediante concurso de méritos. En el caso de los tecos, los funcionarios consultados señalan que hay ocasiones en las que prima más el concepto subjetivo de la idoneidad sobre el de la antigüedad y otras que ocurre lo contrario. Hay tecos que admiten que existen “auténticas peleas” por conseguir las mejores ofecomes, mientras que otros señalan que se hace todo con absoluta normalidad y que rara vez se han registrado quejas. Hay que destacar que, a diferencia de los diplomáticos, los tecos carecen de la obligación de salir al extranjero: pueden trabajar siempre en España si así lo desean.

Sin embargo, la inmensa mayoría de estos funcionarios ha salido al menos una vez a lo largo de su carrera administrativa. De hecho, varios tecos consultados indican que es una solución muy utilizada dentro del cuerpo para percibir sueldos más altos durante una temporada, sin necesidad de abandonar la Administración. Así proceden también los diplomáticos porque sus retribuciones en España son limitadas. En efecto, un teco en la dirección de una ofecom multiplica su sueldo y es muy frecuente que su retribución sea superior a la del embajador. Esto se debe a que los tecos cobran el denominado módulo alto, mientras que los embajadores perciben el bajo, ya que los economistas del Estado se llevan un extra para el alquiler de vivienda mientras que el embajador puede disfrutar de una residencia del Estado.

A modo de ejemplo, el consejero económico en China cobra 240.000 euros brutos al año y el de Corea del Sur, 212.000, tal y como consta en el BOE y por aplicación de los módulos que actualiza anualmente el Ministerio de Hacienda. Estos módulos sirven de indemnización para todos los funcionarios que están destinados fuera, ya que Hacienda entiende que irse al extranjero puede conllevar gastos extra como la escolarización de los hijos en otros sistemas educativos o que el cónyuge tenga que dejar su trabajo en España.